viernes, 25 de junio de 2010

Primeras imágenes de radar de cómo un terremoto deforma la Tierra

La NASA ha publicado las primeras imágenes aéreas de radar que demuestran la deformación en la superficie de la Tierra causada por un terremoto de gran magnitud: el sismo grado 7,2 que sacudió el estado mexicano de Baja California y partes del suroeste de Estados Unidos el pasado 4 de abril.

Los datos revelan que en el área de estudio, el sismo movió la región de Calexico, hacia abajo y hacia el sur hasta 80 centímetros. Los mapas se puede ver en:

Un equipo de científicos en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, California, usó el Vehículo Aéreo Radar de Apertura Sintética (UAVSAR) para medir la deformación de la superficie a causa del sismo. El radar vuela a una altitud de 12.500 metros en un avión Gulfstream III de la NASA.

El equipo utilizó una técnica que detecta cambios mínimos en la distancia entre la aeronave y el suelo por constantes guiadas por GPS. El equipo combinó datos procedentes de los vuelos el 21 de octubre de 2009 y 13 de abril de 2010. Los mapas resultantes se denominan interferogramas .

El 4 de abril 2010, el sismo de Mayor-Cucapah tuvo su epicentro 52 kilómetros al sureste de Calexico, en el norte de Baja California. Ocurrió a lo largo de un segmento geológicamente complejo de la frontera entre las placas tectónicas de Norteamérica y el Pacífico. El sismo, el más grande en la región en casi 120 años, también se sintió en el sur de California y partes de Nevada y Arizona. Mató a dos personas y causó cientos de heridos y cuantiosos daños materiales. Hubo miles de réplicas, que se extiende desde cerca de la punta norte del Golfo de California a unas pocas millas al noroeste de la frontera con EE.UU.

UAVSAR elabora mapas de San Andrés en California y otras fallas a lo largo del límite de placas desde el norte de San Francisco hasta la frontera con México cada seis meses desde la primavera de 2009, en busca de movimiento del suelo y el aumento de la tensión a lo largo de fallas.

Cada vuelo de UAVSAR sirve como punto de partida para la actividad sismo posterior. El equipo estima el desplazamiento a cada región. Cuando los terremotos ocurren durante el proyecto, el equipo puede observar sus movimientos asociados al terreno y evaluar cómo se puede redistribuir la presión a otras fallas cercanas, lo que potencialmente desencadena su ruptura.

Datos del sismo de Baja California se están integrando en avanzados modelos informáticos del JPL para comprender mejor los sistemas de fallas y el potencial de ruptura de fallas cercanas, como la de San Andrés, Elsinore y laa fallas de San Jacinto.

La imagen muestra una franja en interferograma tomada por el UAVSAR de 110 por 20 kilómetros superpuesta sobre una imagen de Google Earth. Cada contorno de color, o marginales, del interferograma representa 11,9 centímetros de desplazamiento de la superficie. Las líneas principales de la falla están marcadas en rojo, y las posteriores réplicas se caracterizan por el amarillo, el naranja y los puntos rojos.

Los científicos todavía están trabajando para determinar la exacta medida en el noroeste de la ruptura de la falla principal, pero está claro que estuvo a 10 kilómetros de la franja tomada por el UAVSAR, cerca del punto donde convergen los flecos del interferograma, informa el JPL

Fuente:
Europa Press

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.