jueves, 24 de junio de 2010

Simulan sonido de partículas subatómicas

Los científicos del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) en la frontera franco-suiza desarrollaron una forma de convertir en sonido el choque de partículas subatómicas.

Ahora esperan con este método poder detectar el elusivo e hipotético bosón de Higgs, la llamada partícula de Dios. El bosón nunca ha sido visto pero que si existiera podría explicar el origen de la masa de otras partículas elementales y responder a muchas preguntas sobre el origen del Universo.

En el LHC -el acelerador de partículas más grande del mundo- se están llevando a cabo experimentos en los cuales pequeñísimas partículas son puestas a circular en direcciones opuestas y de forma simultánea en el túnel de 27 kilómetros de diámetro. El objetivo es producir una colisión de partículas para recrear las condiciones que se presentaron junto después del Big Bang.

Ahora, la medición del sonido que producen estas colisiones podría ser utilizada para la búsqueda del bosón de Higgs, afirman los científicos. La doctora Lily Asquith, quien llevó a cabo el modelo de datos en el experimento del LHC, trabajó con ingenieros de sonido para convertir los datos que se esperaban de las colisiones en sonidos.

"Si la energía está cerca de ti escucharán un tono bajo y si está lejos de ti escucharás un tono alto" dijo la científica a la BBC. "Si se trata de grandes cantidades de energía será mucho más fuerte y si es poca energía el tono será más débil".

En el túnel circular del LHC hay miles de imanes que guían a los haces de partículas de protón alrededor del enorme "anillo". En determinados puntos alrededor del túnel, los haces se cruzan entre sí y chocan cerca de cuatro "subexperimentos" masivos que monitorean estas colisiones.

Los científicos esperan que en estas colisiones surjan nuevas partículas subatómicas, las cuales podrían revelar nueva información sobre el origen del cosmos.

En uno de estos experimentos, llamado Atlas, fue llevada a cabo la medición del sonido. Dentro de éste hay un instrumento, el calorímetro, que se utiliza para medir la energía y está compuesto de siete capas concéntricas. Cada capa está representada por una nota y el tono de cada una de éstas difiere según la cantidad de energía que se deposita en esa capa. El proceso de convertir los datos científicos en sonidos se llama sonificación.

Hasta ahora la doctora Asquith y su equipo han generado un número de simulaciones basadas en las predicciones de lo que podría ocurrir durante las colisiones dentro del LHC.

"Cuando escuchas lo que hacen las sonificaciones realmente están escuchando los datos científicos. Son auténticas, y te están diciendo algo sobre los datos que no podrías saber de otra forma" afirma Archer Endrich, ingeniero de software que trabaja en el proyecto.

El objetivo es proporcionar a los físicos del LHC otra forma de analizar sus datos. El equipo encargado de la sonificación cree que los oidos están mejor adaptados que los ojos para detectar los cambios sutiles que podrían indicar la presencia de una nueva partícula.

Richard Dobson, compositor que también está involucrado en el proyecto, dice estar sorprendido por lo musical del sonido de las colisiones.

"Podemos escuchar estrucutras claras en el sonido, casi como si hubieran sido compuestas".

"Parecen contar una historia. Sin muy dinámicas y cambian todo el tiempo, y suenan como la música que escuchamos en las composiciones contemporáneas", agrega.

Aunque el proyecto pretende ofrecer a los físicos de partículas una nueva herramienta de análisis, Archer Endrich cree que éste también podría permitir ecuchar los sonidos armónicos de fondo que hay en el Universo.

El científico espera que las colisiones de particulas revelen "algo nuevo y algo importante sobre la naturaleza del universo".

Fuente:
Terra Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.