jueves, 22 de julio de 2010

Descubren una estrella gigante, 320 mayor que el Sol

La estrella, denominada R136a, a unos 165.000 años luz de distancia, tiene una masa actual de 265 masas solares y fue localizada gracias al telescopio VLT (Very large Telescope) del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile en combinación con información del archivo del telescopio espacial Hubble de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA).

R136a1 no es sólo la estrella más masiva descubierta hasta el momento, sino que también es la más luminosa, unas 10 millones de veces más que el Sol. "Debido a la rareza de estos monstruos, creo que es improbable que este nuevo récord sea superado dentro de poco", afirmó el profesor Paul Crowther, de la Universidad de Sheffield (Gran Bretaña), quien dirigió al equipo.
El límite máximo aceptado hasta el momento era de 150 veces la masa solar, recuerda el ESO en una nota. La estrella R136a fue descubierta en dos cúmulos estelares jóvenes, NGC 3603 y RMC 136a.

NGC 3603 es considerada por el ESO "una fábrica estelar" donde las estrellas "se forman intensamente en las extensas nubes de gas y polvo de la nebulosa, ubicada a 22.000 años-luz de distancia del sol".

RMC 136a es un cúmulo de estrellas calientes jóvenes y masivas, situado dentro de la Nebulosa de la Tarántula, en una de nuestras galaxias vecinas, la Gran Nube de Magallanes, a 165.000 años-luz de distancia.

El profesor Crowther señaló que "a diferencia de los humanos, estas estrellas nacen pesadas y pierden peso con la edad". "Al tener un poco más de un millón de años, la estrella más extrema R136a1 está en una edad mediana y ha sufrido una intensa pérdida de peso, despojándose en ese lapso de una quinta parte de su masa inicial o más de 50 masas solares", añadió Crowther.

Según el ESO, algunas de las estrellas localizadas tienen temperaturas superficiales sobre los 40.000 grados. Es decir, "unas siete veces más caliente que nuestro sol".

Si la R136a1 reemplazara a nuestro sol, señala el profesor Rafael Hirschi, de la Universidad de Keele (Gran Bretaña), "su alta masa reduciría la duración del año de la Tierra a tres semanas y bañaría a la Tierra con una radiación ultravioleta increíblemente intensa, haciendo imposible la vida en nuestro planeta".

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.