Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

sábado, 17 de julio de 2010

Testimonios Reales: Os quiero mucho... Nos veremos en otra dimensión.


Minerva
Hola, estimados oyentes y lectores de Clave Siete. Os voy a escribir lo que me paso recién muerto mi padre. Esto me sucedió pasados 6 meses. Una mañana me levante para ir al trabajo. Trabajaba en un despacho limpiándolo, de 6 a 9 de la mañana. Pues me levanté, me tome el café, me duche y me arregle para ir al trabajo. Cogí el autobús y era de noche todavía. En el trayecto note como algo extraño en mi interior, como si algo fuera a suceder y no le di importancia. Soy muy nerviosa. Bajé en la parada del autobús y fui hasta la portería del despacho. Saqué las llaves y abrí la portería. Subiendo las escaleras notaba la misma sensación. Abrí la puerta del despacho, encendí las luces y me fui a poner la bata y a coger los bártulos para limpiar. Empecé a barrer el suelo con la mopa. Llene el cubo de fregar y lo llevé para luego no darme otro viaje. El caso es que, mientras estaba limpiando las mesas note como un flash. Tampoco le di importancia, pero me encontré en una especie de limbo o algo raro. Eran luces muy lucidas y algunas oscuras como en un agujero y yo estaba igual vestida. Cuando de repente se ve una sombra y me asuste. Era mi padre. No recuerdo la reacción que tuve en ese instante. No me lo preguntéis porque ni me acuerdo. Me dijo: “Ven hija, que te voy a enseñar las cosas que vas pasar en la vida.” Y en el aire vi cosas raras y sin explicación. Me empezó a poner imágenes. Lo que nos iba a pasar. De hecho solo me acuerdo de alguna pero me han sucedido. Le preguntaba cuando sucedería y me decía que con el tiempo lo vería. Me dijo: “Algún día dirás: como estaba antes estaba mejor.” De pronto salió una imagen en la que me veía yo sufriendo. Lo he hecho y, es verdad, me arrepiento. Como así sucesivamente imágenes de mi familia. Transcurrió un tiempo así y se despidió de mí. Me quede con las palabras que me dijo: “Os quiero mucho. Nos veremos en otra dimensión.” Y se fue.
Conforme lo vi marcharse, me veo otra vez en el mismo sitio, con el trapo de limpiar y todo limpio. La basura en la puerta de la salida del despacho. Me frote los ojos, como diciendo “esto es un sueño no real”. Empecé a llorar, me tire al suelo de rodillas y me llevé las manos a la cara. Alucinando, llorando y como si me hubiera dado un ataque de ansiedad. Me levanté y me quite la bata. La colgué y salí de allí corriendo. Tenía los ojos idos. En el autobús me miraba la gente muy rara. Cuando llegué a casa se lo explique a mi madre y también se asombró. Me hizo entender que puede ser un viaje astral o algo parecido. Espero que si hay alguien a quien le haya sucedido lo mismo, que me lo explique.
Un cordial saludo a todos,

Atentamente
Minerva.
Nou Barris, Barcelona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.