lunes, 16 de agosto de 2010

Descubierta una rara estrella mediante ordenadores domésticos

Tres aficionados a la astronomía, dos estadounidenses y un alemán, han descubierto un nuevo 'púlsar' --estrella de neutrones que emite radiación-- en los datos recogidos en el Observatorio de Arecibo (Puerto Rico), en el que es "el primer descubrimiento del espacio exterior" del ordenador 'Einstein@Home'.
   El 'púlsar' descubierto por Chris y Elen Colvin, de Iowa (Estados Unidos) y Daniel Gebhardt, de la Universidad de Mainz (Alemania), ha sido bautizado como 'PSR J2007+2722' y "es una estrella de neutrones que rota 41 veces por segundo". Está situado en la Vía Láctea --constelación Vulpecula--, aproximadamente a 17.000 años luz de la Tierra, según informa 'Eurekalert'.

  Al contrario que otros 'púlsares', "éste se halla sólo en el Universo y no orbita alrededor de ninguna estrella". Los astrónomos consideran el hallazgo "especialmente interesante" debido a que "probablemente" es un 'púlsar reciclado' que ha perdido su compañía. A pesar de ello, no descartan que se trate de una estrella de neutrones "joven" con un campo magnético "más bajo de lo normal".
   "Éste es un momento apasionante para el 'Einstein@Home' y nuestro equipo de voluntarios. El hallazgo prueba que la participación pública puede descubrir nuevas cosas en el Universo y espero que esto inspire a más personas a participar con nosotros y ayudarnos a encontrar nuevos datos escondidos", ha señalado el líder del proyecto, Bruce Allen.
   Asimismo, el profesor de Astronomía en la Universidad de Cornell y jefe del 'Consorcio Púlsar Alfa' (PALFA), James M. Cordes, ha afirmado que "no importa qué más se averigüe sobre la estrella de neutrones, es un salto interesante para entender la física básica de los púlsares y cómo se forman".
   La computadora 'Einstein@Home' ha estado investigando las ondas gravitacionales --anunciadas en primer lugar por el científico Albert Einstein como consecuencia de la teoría de la relatividad-- recogidas en el Observatorio 'US LIGO' desde 2005.
   Posteriormente, había iniciado la búsqueda de señales de 'púlsares' en las observaciones astronómicas en el Observatorio de Arecibo, el telescopio más grande del mundo, bajo la supervisión de la Universidad de Cornell (Estados Unidos).

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.