Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

martes, 10 de agosto de 2010

Desaparecido

El día que murió mi padre lo llevo grabado en mi mente como un día sin explicación. Me llamaron al trabajo para darme la noticia de que mi padre estaba ingresado y tenia las horas contadas. Fue un jarro de agua fría. Salí de mi despacho como si en ello me fuera la vida y me dirigí en busca de mi coche.
De repente sentí una luz fugaz muy intensa que cegó mi vista por fracciones de segundos. Cuando la luz desapareció me costo recuperar la visibilidad. Justo casi me tropiezo con un hombre que apareció en el parking, como salido de la nada. Su cara me resulto conocida pero con las prisas no percibía lo que pasaba y no le preste atención. Cuando llegue al hospital mi padre estaba en su última agonía y de repente ese hombre entro en la habitación, se acerco a la cama le dio su mano a mi padre. Le susurro “sabes que yo no faltaría para despedirme de ti.” Con el impacto del momento me sumergí en mi dolor. Yo había visto fotos de ese hombre en mi casa, cosa sin ninguna lógica, pues eran fotos muy antiguas y el aparentaba no mas de 35 años. Justo mi edad. Podría ser un hijo de mi tío, el que había desaparecido en los tiempos de la guerra. Desapareció y no dejo rastro alguno. Es más, mi padre no se sorprendió al verlo.
La pérdida de mi padre fue muy dolorosa, tanto para mí, como para él. No se separo ni un solo momento del cuerpo de mi padre, especialmente de mi abuela, que lo miraba como si de un fantasma se tratara.
Cuando ya enterramos a mi padre, él se acerco a mí y se despidió con un “HASTA PRONTO”, dándome la mano. Se quedo solo en el cementerio.
Yo estaba más que intrigado con aquel personaje. Me quede esperando a la salida. De repente volvió la luz, justo cuando el llegaba al umbral de la puerta del cementerio. Se evaporó en el aire, como si de polvo se tratase.
Marche a casa y comencé ha buscar entre los recuerdos de mi padre… y ahí estaba. Aquel hombre, como si los años no hubieran pasado para él y detrás de cada foto suya junto a mi padre, una dedicatoria… Un HASTA PRONTO.
¿Donde estaba todo este tiempo? ¿Por qué seguía igual? ¿Por qué se despidió de mí… como de mi padre? Tal vez vuelva para despedirse de mi o tal vez y aunque por lógica no es muy coherente, igual nos visita a menudo. Se que esta vivo pero ¿Dónde?
La respuesta espero saberla algún día.
ANDRES Z.O.
Sarria, Gerona
Escuchar Recreación:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.