Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

sábado, 28 de agosto de 2010

Mi Alma Gemela

Nací en Santo Domingo, República Dominicana. Con 8 años viaje a España, la cual actualmente, es mi sitio de residencia. Con la magnifica suerte de encontrarme aquí con mi nueva familia. Soy de origen humilde y más humildad de la que me ofrecieron al acogerme, imposible.
Recuerdo ese primer día como si de mi salvación se tratara. Yo era un niño grande, con las inquietudes y los miedos de un pasado grabados en mi mente. Con tan solo 3 años sufrí una perdida en mi familia. Mi hermano gemelo falleció a consecuencia de un incendio. Aun así yo crecí compartiendo con él mis juegos y mis noches. 
El primer día que llegue a mi nueva familia, en España, ya presentí la mirada acaparadora y protectora de mi May. Es así como llamo a la persona que me dio fe y fuerzas para entender muchas cosas en mi vida. Y el cariño de mis nuevos hermanos fue muy primordial para mí. Pero había alguien a quien mi cambio de vida lo hacia sentir desplazado. Mis primeras noches no podía dormir. Al cerrar los ojos él venía a inquietarme. Tanto a mí como a mis nuevos hermanos. Comenzaron los ruidos. Cambiaba las cosas de sitio. Lloraba constantemente para llamar la atención. 
Yo estaba muy inquieto, porque pensaba que por causa de esas cosas tendría que marcharme de allí y fue todo lo contrario. May me protegía. Aun más dormía conmigo para proteger hasta mis sueños. Una noche, él se enfadó mucho y comenzó a romper todo. Yo todavía recuerdo con la tranquilidad y el sosiego con que ella se levanto y comenzó ha hablar con mi hermano gemelo. Lo que más me sorprendió fue que ella lo veía como yo. No era un efecto de mi imaginación. Mis hermanos solo escuchaban los ruidos y los llantos, pero sin embargo nunca se llegó a mostrar ante ellos. 
May nos enseño a comportarnos, a tomar las riendas de nuestras vidas. A él le enseñó que aunque nacimos juntos el destino nos había separado y tenía que aceptar que tenía que descansar y dejarme a mí vivir mi vida. Un día desapareció de mi vida sin más. Ya no estaba en mí día a día, ni tan siquiera en mis sueños. Yo retome mi vida con los valores de mi nueva familia y hoy medito y hago un pensamiento para esa mujer, que me quiso, me protegió y me amo como a uno de sus hijos. Aunque hoy, cada cual hagamos nuestra vida, al final hay un camino que nos une. Que dios me de fuerzas y paciencia para esperar ese momento. MAY, QUE DIOS TE PROTEJA, COMO TU HAS HECHO CONMIGO. TE QUIERO. TE ADORO. TE AMO.

ARIEL XAVIEL MEDINA 
Escuchar Recreación:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.