Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

jueves, 26 de agosto de 2010

Una bailarina espía de origen ruso traspasó a los nazis el plan de la batalla de Narvik

Una bailarina de origen ruso, supuesta espía nazi en Noruega, se infiltró en la plana mayor del general Claude Auchinleck para traspasar a los alemanes un plan secreto, lo que contribuyó a la derrota de las tropas británicas, francesas y noruegas en la batalla de Narvik, en 1940, según los archivos que publicó el servicio de inteligencia británico MI5.
Aquel fracaso militar provocó la caída del Gabinete de Neville Chamberlain y la llegada del nuevo premier, Winston Churchill, escribe hoy el diario Vedomosti.
Uno de los oficiales alemanes interrogados por MI5 tuvo contacto con esa mujer, llamada Marina Lee, y la describió como "rubia, alta, de figura hermosa, refinada y lánguida".
Otro reporte, redactado en francés, deja constancia de que era "esbelta, muy rubia (natural), con ojos entre azul y gris y piernas muy hermosas".
Nació en San Petersburgo en 1902, fue bailarina y se casó con un noruego en los años 1930.
Ed Hampshire, de Archivos Nacionales de Gran Bretaña, piensa que "ha sido la historia clásica de femme fatale". "No está confirmado, si es verdad, pero es posible que esa señora haya seducido o persuadido a Auchinleck o a sus allegados para que le entregaran el plan de batalla".
Una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, la pista de Marina Lee se pierde en España. Según algunas hipótesis, empezó a trabajar para la Unión Soviética.

Fuente: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.