Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

martes, 14 de septiembre de 2010

Más allá de Neptuno

La fantástica cámara del Hubble parece no tener límites. El telescopio espacial de la NASA ha descubierto catorce nuevos mundos conocidos como objetos transneptunianos (TNOs, por sus siglas en inglés), rocas de hielo que reciben ese nombre por encontrarse más allá de Neptuno. Existen innumerables mundos como los observados -en la misma zona se encuentra Plutón, uno de los más grandes, clasificado como planeta enano, y ésta también es la cuna del famoso cometa Halley-, pero como son pequeños y reciben poca luz del Sol, son muy difíciles de detectar. Sin embargo, es muy posible que, gracias a sus habilidades, el Hubble pueda encontrar cientos más y engrosar el catálogo.
«Los objetos transneptunianos nos interesan porque son bloques de construcción sobrantes de la formación del Sistema Solar», explica el principal responsable de la investigación, César Fuentes, profesor de la Universidad de Arizona del Norte (EE.UU.) y antiguo miembro delCentro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica.

Como estos objetos orbitan alrededor de Sol, se mueven contra el fondo estrellado, mostrándose como rayas de luz en las fotografías. El equipo de científicos desarrollo un software para analizar cientos de imágenes cazadas por el Hubble en las que aparecían estas líneas. Después de marcar a los candidatos más prometedores, las imágenes fueron examinadas visualmente para confirmar o refutar el descubrimiento.

Débiles y pequeños
La mayoría de estos objetos se encuentran cerca de la eclíptica, una línea en el cielo que marca el plano del Sistema Solar. Por lo tanto, los expertos buscaron dentro de los 5 grados de la eclíptica, para aumentar sus posibilidades de éxito. Los objetos encontrados eran catorce. Todos eran muy débiles (más de 100 millones de veces más débiles que los objetos visibles a simple vista), pequeñitos -miden de 40 a 100 kilómetros de ancho- y, a diferencia de los planetas, tienen órbitas muy inclinadas.

Los científicos creen que, en realidad, son restos de otros objetos transneptunianos mucho más grandes que, durante miles de millones de años, se han golpeado mutuamente y se han hecho trizas unos a otros.
La investigación aparece publicada en la edición online de la revista The Astrophysical Journal.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.