jueves, 2 de septiembre de 2010

Nueva hipótesis de humanos en América

Un nuevo rumbo podrían tomar los estudios sobre el poblamiento del continente americano, luego del hallazgo de los restos óseos del llamado 'Joven de Chan Hol', que se estudian en el Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA), de la UNAM. 


El encargado del Laboratorio de Estudios de Prehistoria y Evolución Humana del referido instituto, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Alejandro Terrazas, dijo que lo anterior se debe a las características diferentes de los huesos hallados en 2006 en una cueva sumergida de Quintana Roo con relación a otros descubiertos.
Con más de 10 mil años de antigüedad, los huesos se encuentran muy frágiles debido a que pasaron miles de años en agua alcalina, por lo que actualmente son sometidos a un tratamiento que les restituirá parte de su dureza, explicó.
Anotó que llevados hace unos días a la UNAM, estos restos "tienen el potencial de dar otra explicación al surgimiento del hombre americano. Primero, porque fueron hallados en una región donde nunca se habían encontrado restos humanos".
"Segundo, porque tienen una morfología diferente a todo lo que se había visto en el continente. Con esto no se busca rebatir ideas, sino enriquecer la discusión. Quienes hemos estado en contacto con la osamenta pensamos que cambiará la dirección del debate y dará pie a hipótesis de mayor riqueza y complejidad", expuso el experto.
El esqueleto fue hallado por accidente, cuando un par de buzos alemanes se adentraron en las cuevas sumergidas de Chan Hol y, en el fondo arenoso del sitio, observaron fragmentos óseos, refirió.
"Llevamos nueve años de trabajo en las cuevas sumergidas de la costa oriental de Quintana Roo", en un proyecto conjunto entre la UNAM, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Museo del Desierto de Coahuila y el Instituto de la Prehistoria de América, anotó.
"Hasta el momento hemos descubierto cuatro esqueletos, uno excepcionalmente bien preservado, el de la Mujer de Las Palmas, aunque el más reciente es éste, el del ´Joven de Chan Hol´", expuso.
El doctor en Ciencias Antropológicas por la UNAM anotó que "si regresáramos 10 mil años en el pasado, al Pleistoceno, veríamos que en el Continente Americano los grupos humanos respondían a dos grandes patrones biológicos".
"El primero era el de los paleoamericanos (al que pertenecen los restos más antiguos hallados hasta ahora). Se trataba de seres con cráneos alargados y caras verticales y angostas, como el hombre de Kennewick, de Estados Unidos, o el fósil brasileño bautizado como ´Lucía'".
"El segundo era el amerindio, que exhibía cráneos redondeados y caras cuadradas, sumamente parecidas a las de los indígenas actuales.
Sin embargo, lo hallado en Quintana Roo no se ajusta a ninguna de estas pautas, más bien tiene características intermedias.
Para Terrazas este hecho pone en tela de juicio todo lo que se ha dicho hasta ahora sobre el origen del hombre americano, subrayó.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.