jueves, 21 de octubre de 2010

Descubren un extraño punto caliente en un planeta fuera del Sistema Solar

El telescopio espacial Spitzer de la NASA ha descubierto un extraño punto de calor en un planeta situado fuera del Sistema Solar, en la constelación de Andrómeda, a 44 años luz de la Tierra. El planeta, Upsilon Andromedae b, es un gigante del tipo «Júpiter caliente», llamado así por sus altísimas temperaturas y su constitución gaseosa. Lo extraño del caso, el misterio que los científicos no aciertan a explicarse, es que esa zona de calor extraordinario está situada en una parte del planeta en la que no debería estar, lejos de la exposición a su estrella, lo que contradice todas las teorías conocidas.

En teoría, la parte más caliente de estos planetas gaseosos debería encontrarse directamente bajo la cara expuesta a su estrella, pero observaciones previas han demostrado que estos puntos calientes se pueden desplazar ligeramente debido a que los fuertes vientos desplazan el material gaseoso que se encuentra alrededor. 

Hasta aquí todo es comprensible.
Sin embargo, la nueva zona descubierta en este «Júpiter caliente» pone en tela de juicio esta teoría. Con el uso del sistema de infrarrojos del Spitzer, los astrónomos recogieron datos del planeta durante cinco días en febrero de 2009, tiempo suficiente para ver el giro completo de Upsilon Andromedae b alrededor de su estrella, que le lleva 4,6 días. De esta forma, descubrieron que el punto caliente del planeta se encuentra muy alejado del resplandor de la estrella, algo así como ir a la playa a última hora de la tarde para sentir el máximo calor. «No esperábamos encontrar algo semejanet», admite Ian Crossfield, principal autor del estudio, que aparecerá publicado en la revista Astrophysical Journal. A su juicio, el hallazgo demuestra «que entendemos menos de lo que creíamos sobre las fuerzas energéticas de estos planetas».
 
Los científicos han analizado un buen número de explicaciones posibles para este fenómeno: vientos supersónicos que hayan calentado el material, interacciones con estrellas magnéticas.... Pero son sólo especulaciones. «Es un resultado inesperado», reconoce también Michael Wernesr, uno de los científicos que se encargan del Spitzer en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés) en Pasadena (California). «Estamos muy lejos de comprender estos mundos lejanos».

Los astrónomos esperan que, a medida que el Spitzer realice nuevas observaciones y más «Júpiter calientes» sean examinados, estos misteriosos planetas puedan acaben por desvelar sus secretos.

Fuente:
ABC 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.