viernes, 14 de enero de 2011

Pollos transgénicos que no transmiten la gripe aviar (no aptos para el consumo humano)


El pollo en pepitoria del futuro podría estar elaborado a partir de un animal transgénico diseñado para resistir enfermedades, si lo autorizan en algún momento las autoridades sanitarias y lo consienten las agrupaciones de consumidores. Por el momento, es tan sólo un primer paso en esa dirección y ni siquiera ha sido producido para el consumo humano, pero un grupo de investigadores de las Universidades de Cambridge y de Edimburgo (Reino Unido) han creado por primera vez pollos transgénicos incapaces de transmitir la gripe aviar.


Esta enfermedad afecta principalmente a las poblaciones de aves salvajes, pero en ocasiones infecta también a las aves de corral -normalmente muy masificadas en las granjas- y el virus se extiende como la pólvora entre animales con un contacto tan estrecho. Según los autores de la investigación que publica hoy la revista 'Science', los pollos transgénicos diseñados por ellos no solo servirían de protección para las aves de corral de las explotaciones avícolas, sino que podría reducir el riesgo de nuevas epidemias que podrían llegar a extenderse a los seres humanos, como ya ha ocurrido en varias ocasiones con la cepa H5N1 en los últimos años.

«Los pollos son el puente potencial que puede servir a las nuevas cadenas modificadas del virus para ser transmitidas a los humanos», asegura Laurence Tiley, especialista en virología molecular de la Universidad de Cambridge. Y así ha sido en cada una de las epidemias de la enfermedad que ha habido, sobre todo el sudeste asiático, desde el año 2003.

Cepas mutadas que afectan a humanos

La cepa original del virus aviar no afecta al ser humano. Pero es un organismo en constante cambio debido a una tasa de mutaciones ocurridas durante la división enorme. Al final, que una de esas modificaciones naturales de la cadena del virus permita la transmisión y la infección de humanos es fruto del azar. Sin embargo, cuando ocurre y se transmite de los animales salvajes a los domesticados y después a las poblaciones humanas, la masificación de las granjas avícolas y la cercanía con el hombre permiten que se extienda con la velocidad del rayo.

Por este motivo, el equipo dirigido por Tiley insertó en el genoma de un grupo de pollos una cadena de ADN que impide que la enfermedad pase de unos animales a otros. Esta secuencia genética hace que las aves transgénicas fabriquen una pequeña molécula de RNA con forma de horquilla que actúa como señuelo para el virus. De forma resumida, funciona uniéndose e inactivando la molécula clave para la división y propagación del virus (una enzima llamada polimerasa).

Los investigadores expusieron a los pollos transgénicos a la cepa H5N1 de la gripe aviar y comprobaron que ninguno transmitía la enfermedad a sus congéneres, aunque estuviesen en un espacio reducido en la misma jaula. Tiley y sus colegas señalan que el virus era incapaz de pasar de un individuo a otro independientemente de si se trataba de un ave transgénica o de una no modificada genéticamente. Pero eso sí los pollos infectados por la cepa H5N1 seguían muriendo con la misma frecuencia que en las aves no transgénicas.

Baja mortalidad

«Esto significa que sólo uno o unos pocos pollos resultarán infectados si la gripe aviar llega a una explotación avícola y es en sí una gran mejora», asegura Tiley en una nota que acompaña el estudio en la revista Science. Según explican en el trabajo, el avance puede tener un gran impacto en la propagación de la infección en grandes grupos de aves de granja y supone el primer paso hacia la manipulación genética como medida de control de la infección de la gripe aviar.

En la actualidad, la vacunación es el mecanismo de control que está más respaldado por la comunidad científica. Sin embargo, los autores del nuevo estudio aseguran que su «estrategia ofrece beneficios sustanciales sobre la vacunación». Como ellos mismos explican en el trabajo, la vacunación permite que el virus pase de un animal a otro y pueda mutar, lo que no ocurre entre los pollos transgénicos.

Además, Tiley y su equipo aseguran que su técnica es aplicable a otras especies domésticas que también padecen la gripe, como el cerdo, el pato o el pavo. El debate está servido. Algunos especialistas, como el director de Salud Pública de EEUU cree que es posible que el pollo transgénico esté en los mercados mundiales en pocos años. Pero no son pocos los expertos que opinan que hay que demostrar la seguridad de los huevos y la carne procedente de estos animales.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.