martes, 1 de febrero de 2011

Un nuevo protocolo para contactar con extraterrestres

Los astrofísicos encargados de analizar las posibles señales extraterrestres y de diseñar los mensajes que la humanidad envía al espacio han llegado a la conclusión de que necesitamos elaborar mejores protocolos para contactar con alguien más allá de la Tierra. Desde 1974 hemos transmitido mensajes dirigidos a posibles civilizaciones extraterrestres, pero quizás han sido demasiado complejos como para que puedan ser comprendidos. El protocolo METI (Messaging to Extraterrestrial Intelligence) podría ser la solución a este problema.


La humanidad ha desarrollado varios programas destinados a contactar con posibles inteligencias extraterrestres. Quizás los proyectos más famosos sean los discos de oro que viajan a bordo de las sondas Voyager, conocidos como ”Sound of Earth” o “Sonidos de la Tierra", discos de gramófono en los que se incluyen algunas decenas de sonidos y más de imágenes características de nuestro planeta; y las emisiones de mensajes de radio a través del radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico, desde 1974.

Se trata de proyectos que han sido diseñados por científicos brillantes, pero algunos de sus colegas creen que pueden ser demasiado complejos y crípticos como para que extraterrestres que los reciban puedan comprender el mensaje. ¿Alguien puede imaginarse a ET -que quizás ni siquiera tenga algo parecido al sentido del oído- construyendo un gramófono para reproducir y luego interpretar el canto de una ballena terrestre? De esas dificultadas estamos hablando.

Pero un trío de reconocidos astrofísicos provenientes de los Estados Unidos y Francia -Dimitra Atri, Julia DeMarines y Jacob Haqq-Misra- tienen la esperanza de modificar esta situación, poniendo a punto un protocolo más simple y comprensible, que pueda ser utilizado como base para el intercambio de mensajes con posibles civilizaciones extraterrestres. El protocolo, denominado METI (Messaging to Extraterrestrial Intelligence) tiene en cuenta diversos factores, como la forma en que se codifica la señal que contiene el mensaje, la longitud del mismo, y lo más importante: su contenido.

METI, tal como lo explica el astrónomo de la Universidad de Kansas, Dimitra Atri, contempla utilizar longitudes de onda específicas para la transmisión: 1,42 GHz y 4,46 GHz, que se encuentran habitualmente en las emisiones electromagnéticas naturales -la primera, por ejemplo, corresponde a la frecuencia natural de resonancia del hidrógeno- y resultarían más simples de captar por razas extraterrestres que sólo dispongan de una "modesta capacidad técnica". También recomiendan establecer una suerte de “faro de transmisión” dedicado a la emisión de mensajes con una programación periódica.

Una inteligencia artificial
Al igual que buena parte de la comunidad de radioastrónomos, estos tres científicos coinciden con Seth Shostak -astrónomo de SETI- en que también deben modificarse los enfoques actuales para que contemplen la búsqueda de máquinas inteligentes. Si la tecnología de ET se parece a la nuestra, en algún punto de su desarrollo construirán máquinas lo suficientemente avanzadas como para que puedan evolucionar por sí mismas, posiblemente sobreviviendo a la especie que las creó. Esas máquinas podrían estar allí afuera, y -luego de discutir la conveniencia de ser detectadas por ellas- necesitamos un protocolo adecuado para entendernos con una inteligencia artificial.

Pero la principal crítica que Atri y sus colegas hacen de los sistemas implementados hasta la fecha es que son excesivamente antropocéntricos: difícilmente una criatura de nueve extremidades que viva en el sistema Gliese podría entender los matices humanos que poseen las imágenes terrestres. Aún teniendo la habilidad técnica y la pericia necesaria para decodificar e interpretar una colección de bits como una imagen, difícilmente puedan captar la sutileza que posee una fotografía que muestra un lobo y un cordero que pretende representar el bien y el mal.

"Sabemos muy poco sobre la naturaleza de las civilizaciones extraterrestres. Si existen, es probable que podamos incrementar la probabilidad de comunicarnos correctamente con ellos si utilizamos un mensaje que el destinatario pueda entender", dicen los autores del trabajo. Para ello proponen realizar una prueba a nivel mundial del nuevo protocolo METI, para determinar si todas las culturas de la Tierra pueden entenderlo. La idea no es mala, ya que si nosotros mismos tenemos dificultades para entender lo que estamos diciendo, difícilmente alguien de otr planeta comprender y responder el mensaje. "Un mensaje efectivo dirigido a los extraterrestres debería -como mínimo- ser comprensible para todos los humanos. Utilizar el protocolo METI en pruebas locales nos permitirá mejorar y desarrollar el potencial de nuestros mensajes,” agregan.
Está claro que las posibilidades de encontrar vida inteligente en algún rincón del universo han aumentado en los últimos tiempos. Hace mucho que se especula con la existencia de muchos sistemas estelares como el nuestro, pero en los últimos años se ha comprobado realmente que están allí, y cada semana se descubre algún nuevo exoplaneta. No es mala idea comenzar a revisar la forma en que podemos comunicarnos con ET: cada día estamos más cerca de encontrarlo.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.