miércoles, 16 de marzo de 2011

Fukushima es como un Chernobil a cámara lenta

El radiobiólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Eduard Rodríguez-Farré ha asegurado hoy que el accidente en la central de Fukushima está siendo como "un Chernobil a cámara lenta", en alusión al incidente nuclear de la planta ucraniana en 1986, el más grave de la historia.

A juicio de este experto, las últimas noticias sobre las explosiones en la central japonesa, aunque contradictorias, aconsejarían elevar a 6 el nivel de alarma atribuido por la Agencia Internacional de Energía Atómica a este suceso, un punto por debajo con el que se calificó al de Chernobil, cuando la mayor parte de la radiactividad se diseminó en un momento.


"Cada día está explotando un reactor, y aunque se diga que se está conteniendo, la situación va a peor y hay muchos ingenieros internacionales que aseguran que está descontrolada; realmente el temor es de un accidente grave, lento pero que va en aumento y en el que ya se está diseminando radiactividad", argumenta el científico a Efe.

Mucho más grave de lo admitido

En este sentido, cree que el accidente "se les ha escapado de las manos" a los técnicos japoneses y que "es mucho mayor de lo que se está diciendo, con tres reactores averiados, explosiones espectaculares, y por mucho que aseguren, se ha producido una alteración estructural del sistema... y aún quedan más reactores".

Rodríguez-Farré señala que en Fukushima se está asistiendo a un accidente casi cotidiano y que los principales riesgos los están sufriendo los trabajadores, algunos de los cuales han sido ya hospitalizados con irradiaciones graves.

El científico del CSIC apunta que el aumento del área de la que se está evacuando a la gente refleja que las emisiones de radiaciones son más graves de lo que dicen las administraciones japonesas y que éstas variarán según las condiciones meteorológicas, ya que, por ejemplo, si llueve se acumulará más radiactividad.

Radiación en Tokio y en la costa rusa

"Está llegando a Tokio, en Rusia la han detectado en su costa del Pacífico. La diseminación es totalmente imprevisible si no se tiene el cuadro meteorológico concreto, pero en áreas bastante extensas se están alcanzado niveles de radiación preocupantes: un milisievert por hora, que es la dosis máxima que puede recibir la población en un año", remarca.

Este experto, autor de varios estudios sobre los efectos del desastre de Chernobil, ha advertido del riesgo de la dispersión del plutonio que se encontraba en las piscinas de la central situadas prácticamente al nivel del mar y de las que no se ha informado si el tsunami pudo afectar al igual que a los reactores.

El plutonio dispersado en el ambiente permanece miles de años y también es altamente tóxico.

Sin querer ser catastrofista, Rodríguez-Farré ha subrayado que el escenario más pesimista pasaría por una sucesiva explosión de los reactores, que se fundiera su núcleo y se diseminara la radiactividad, "una cantidad inmensa, porque incluso en Chernobil, que se diseminó mucha radiactividad, en la zona del sarcófago quedó una cantidad enorme, lo que provocó una gran número de muertos entre los liquidadores" (los técnicos que sellan la planta), algo que teme se pueda reproducir en Japón.

Improbable que llegue a Europa Occidental

Por otro lado, el radiobiólogo no ve factible que los efectos de esta radiación lleguen a España y puntos de la Europa occidental.

"Es poco probable, y aunque no hay nada imposible en estos casos, estamos a 12.000 kilómetros. A Rusia, a China, a Taiwan puede llegar. ¿A Europa? dependerá de la circulación de las células atmosféricas y esa es una cuestión que puede variar por muchas factores", ha explicado Rodríguez-Farré, que ha recordado que en el caso de Chernobil, la nube tóxica llegó a rozar España y obligó a matar toda la cabaña de renos de las zonas árticas.

Como Japón no es un exportador de alimentos, tampoco hay que temer -señala el científico- que puedan llegar productos agrícolas contaminados en un futuro a los mercados europeos.

Fuente:
El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.