Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

lunes, 2 de mayo de 2011

Las Voyager se disponen a entrar en el espacio interestelar

Más de 30 años después de haber salido de la Tierra, las sondas gemelas Voyager de la NASA se encuentran ahora en el borde del sistema solar. No sólo eso, todavía están trabajando. Y con cada día que pasa están enviando un mensaje que a los cientígicos les resulta a la vez inquietante y apasionante. El mensaje es: "espera lo inesperado".

"Es extraño", dice Ed Stone, del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, científico del proyecto Voyager en 1972. "Voyager 1 y 2 tienen un don para hacer descubrimientos." El jueves la NASA celebró una reunión informativa en directo para reflexionar sobre cuál es la misión que esta snaves han logrado, y una vista previa de lo que nos espera a medida que las sondas se preparan para entrar en el ámbito del espacio interestelar en nuestra galaxia, la Vía Láctea.

La aventura comenzó en la década de 1970 cuando las sondas se aprovecharon de una rara alineación de los planetas exteriores del sistema solar. Voyager 1 visitó Júpiter y Saturno, mientras que la Voyager 2 pasó cerca de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Cuando se pregunta sobre los descubrimientos principales de estos encuentros, Stone hace una pausa, no por falta de material, sino más bien un exceso de calidad. "Es muy difícil elegir", dice.

La lista incluye el descubrimiento de volcanes en la luna de Júpiter Io, la evidencia de un océano bajo la superficie helada de Europa, indicios de lluvia de metano en la luna Titán de Saturno, los polos magnéticos locos de Urano y Neptuno, los géiseres de hielo en la luna de Neptuno Tritón; o que los vientos planetarios golpean más rápido al aumentar la distancia del sol. "Cada uno de estos descubrimientos ha cambiado nuestra forma de pensar en otros mundos," dice Stone.

En 1980, la Voyager 1 utilizó la gravedad de Saturno para salir del plano del sistema solar. En 1989, la Voyager 2 hizo lo mismo valiéndose de Néptuno. Ambas probaron la navegación en el vacio, aunque siguieron realizando descubrimientos.

Con el paso de los años, las sondas han alcanzado el borde de la burbuja que envuelve el sistema solar, lo que los científicos llaman heliósfera, y es gigantesca. Hecha de plasma solar y campos magnéticos, la heliosfera es aproximadamente tres veces más ancha que la órbita de Plutón. Cada planeta, asteroide, nave espacial, y forma de vida que pertenece a nuestro sistema solar se encuentra en el interior. Las Voyager están tratando de salir, pero se mantienen en el borde exterior de la misma, la denominada heliopausa.

La heliopausa es un lugar muy extraño, lleno de una espuma magnética que no había encontrado antes ninguna nave espacial, haciéndose eco de las explosiones de radio de baja frecuencia escuchadas sólo en los confines del sistema solar, tan lejos de casa que el sol es un simple un pinchazo de la luz. "En muchos sentidos, la heliopausa no es como nuestros modelos predijeron," dice Stone.

En junio de 2010, la Voyager 1 envió a la Tierra un número sorprendente: cero. Esa es la velocidad hacia el exterior del viento solar, donde la sonda está ahora. Nadie piensa que el viento solar se detenga por completo, sino que hayada dado la vuelta a una 'esquina'. Pero ¿por dónde? La Voyager 1 está tratando de averiguarlo con unas maniobras de "veleta" buscando las brisas locales.

Nadie sabe exactamente cuántos kilómetros restan a la Voyager antes de que quede liberada en el espacio interestelar. La mayoría de los investigadores creen, sin embargo, que el final está cerca. "La heliopausa mide unos 5.000 millones de kilómetros de espesor," las estimaciones de Piedra. "Eso significa que vamos a estar en el plazo de cinco años aproximadamente".

Hay un montón de energía para el resto del viaje. Ambas Voyager son alimentadas por la desintegración radiactiva de una fuente de calor del plutonio 238. Esto debe mantener los subsistemas críticos en funcionamiento por lo menos hasta 2020. Después de eso, dice, "Voyager se convertirá en nuestro embajador en silencio a las estrellas."

Cada sonda está equipada con un disco de oro, literalmente: un disco fonográfico de cobre recubierto de oro. Contiene 118 fotografías de la Tierra, 90 minutos de música, un ensayo de audio titulado Sonidos de la Tierra, saludos en 55 idiomas humanos y en el empleado por las ballenas; las ondas cerebrales de una mujer joven enamorada, y saludos del secretario general de las Naciones Unidas. Un equipo dirigido por Carl Sagan organizó el registro como un mensaje a posibles civilizaciones extraterrestres que pudieran encontrar la nave.

"Mil millones de años a partir de ahora, cuando todo lo que en la Tierra hemos hecho se haya convertido en polvo, cuando los continentes hayan cambiado más allá de poder ser reconocidos y nuestra especie se haya inimaginablemente alterado o extinguido, el registro de las Voyager hablará por nosotros", escribió Carl Sagan y Ann Druyan en una introducción a una versión en CD del disco.

Alguna gente nota que la posibilidad de alienígenas encuentren el Disco de Oro es fantásticamente remota. Las sondas Voyager no llegarán hasta el entorno de otra estrella hasta dentro de unos 40.000 años. ¿Cuáles son las probabilidades de hacer contacto en tales circunstancias?¿Y de qué los mensajes puedan ser comprendidos por otros seres vivos inteligentes?

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.