jueves, 14 de julio de 2011

Dos enanas blancas que orbitan a gran velocidad pueden avalar a Einstein

Un equipo internacional de astrónomos, en el que participa el investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias Carlos Allende, ha observado un sistema de dos enanas blancas que orbitan entre sí a gran velocidad -600 kilómetros por segundo- lo que podría avalar la teoría de la relatividad de Einstein.

Los dos cuerpos, de un tamaño similar a la Tierra, se eclipsan mutuamente cada seis minutos y podrían ofrecer evidencias de la existencia de las ondas gravitacionales postuladas por Albert Einstein en la teoría general de la relatividad, afirma en un comunicado el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).


"Que un grupo de investigadores logre observar dos enanas blancas, el remanente que queda cuando estrellas como el Sol se apagan, no es algo insólito, pero si ambos cuerpos estelares orbitan entre sí a velocidades de infarto el fenómeno adquiere mayor interés", añade el IAC.

Ello ocurre en especial cuando se prevé que su órbita se vaya encogiendo hasta que los dos objetos colapsen en uno y, posiblemente, exploten como una supernova.

La observación de estos dos cuerpos y, en concreto, la dramática reducción de su órbita que llevará a la colisión de las dos estrellas en menos de un millón de años -un mero instante para las escalas astronómicas- podría no sólo aportar valiosa información sobre el origen de las supernovas, sino también facilitar evidencias de lo enunciado por Einstein, subraya.

Para la investigación, que se publica en la revista "Astrophysical Journal Letters", se ha empleado el telescopio MMT, en Arizona (EEUU).

El investigador del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics (Boston, EEUU) y primer autor del trabajo, Warren Brown, explica que "casi se cayó de la silla" cuando observó las variaciones de velocidad de una de las estrellas del sistema, pues las dos enanas blancas orbitan a unos 600 kilómetros por segundo, unas 180 veces más rápido que el avión más veloz diseñado por el ser humano, y completan una órbita cada 12 minutos.

A la distancia a la que se encuentran es imposible distinguir los dos cuerpos a partir de imágenes tomadas desde observatorios en tierra, detalla el IAC.

Para determinar que se trataba de un sistema binario, los investigadores recurrieron al análisis de su espectro.

Carlos Allende amplía esta cuestión: "Al contrario que las estrellas normales, las enanas blancas son más grandes y luminosas cuanto menos masa tienen, de modo que la luz que vemos en el telescopio proviene principalmente de la enana que tiene menos masa".

"La órbita está de canto, así que los eclipses producidos por el paso de una de las estrellas por delante y detrás de su compañera permiten determinar los tamaños de las dos enanas con precisión", precisa.

Estos eclipses, que ocurren cada seis minutos, proporcionan "un reloj muy preciso" para medir los cambios que surjan en este sistema binario.

Con esta información, los científicos podrán buscar evidencias que confirmen las ideas de Einstein, quien en su teoría general de la relatividad predijo que los objetos, al moverse, generan ondas en el tejido del espacio-tiempo.

Estas ondas, bautizadas como ondas gravitacionales, desprenden energía y provocan que las enanas blancas en este sistema se aproximen poco a poco y acaben colisionando, pero nunca se ha podido comprobar de forma directa la existencia de ondas gravitacionales.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.