jueves, 25 de agosto de 2011

Descubierto en China un fósil de 160 millones de años


Un fósil muy bien conservado descubierto en el noreste de China proporciona nueva información sobre los primeros antepasados de la mayoría de los mamíferos de hoy en día. Según un artículo publicado en la prestigiosa revista 'Nature', este fósil representa un nuevo hito en la evolución de los mamíferos, que tuvo lugar 35 millones de años antes de lo que se pensaba anteriormente, llenando un importante vacío en el registro fósil y ayudando a calibrar los métodos de datación modernos basados en el ADN.

   El estudio, llevado a cabo por un equipo de científicos dirigido por el paleontólogo Zhe-Xi Luo del Museo Carnegie de Historia Natural, describe el fósil de 'Juramaia sinensis', como el de un pequeño mamífero, parecido a una musaraña, que vivió en China hace 160 millones de años durante el Jurásico. Juramaia es el primer fósil conocido de los euterios, el grupo que evolucionó para incluir a todos los mamíferos placentarios.


   Como el resto de los primeros fósiles conocidos, ancestros de los mamíferos placentarios, Juramaia proporciona evidencia fósil de la fecha en que los mamíferos euterios se distinguieron de otros mamíferos: los metaterios (cuyos descendientes son los marsupiales, como el canguro) y los monotremas (como el ornitorrinco), según explica el estudio.

   El fósil de Juramaia fue descubierto en la provincia de Liaoning en el noreste de China y fue examinado en Beijing por el doctor Zhe-Xi Luo y sus colaboradores.

   El nombre de Juramaia sinensis significa "madre jurásica de China". El fósil tiene un cráneo incompleto, parte del esqueleto, y notables  impresiones residuales de los tejidos blandos, como el pelo. Los restos más importantes, los dientes completos del Juramaia y los huesos de las patas delanteras, han permitido a los paleontólogos indicar que esta especie está más cerca genealógicamente de los mamíferos placentarios que de los marsupiales.

   "Entender el punto de partida de los mamíferos placentarios es un tema crucial en el estudio de toda la evolución de los mamíferos", afirma Luo. La fecha de una divergencia evolutiva -cuando una especie se divide en dos linajes descendientes- se encuentra entre las más importantes piezas de información para un científico evolucionista.

   Los modernos estudios moleculares, como los métodos basados en el ADN, pueden calcular el momento de la evolución mediante un 'reloj molecular', sin embargo, este reloj molecular tiene que ser confrontado y probado por el registro fósil.

   Antes del descubrimiento del Juramaia, el punto de divergencia de los euterios y los metaterios planteaba un dilema para los historiadores de la evolución: las pruebas de ADN sugerían que los euterios habían  aparecido anteriormente en el registro de fósiles, hace 160 millones de años. Sin embargo, el fósil más antiguo conocido de un euterio, llamado Eomaia, está fechado en 125 millones de años. El descubrimiento de Juramaia ofrece evidencia de fósiles anteriores, llena un importante vacío en el registro fósil de la evolución temprana de los mamíferos a y ayuda a establecer un nuevo hito en la historia evolutiva.

   El fósil Juramaia también revela características de adaptación que podrían haber ayudado a los recién llegados euterios a sobrevivir en el difícil entorno del Jurásico. Las extremidades anteriores del Juramaia están adaptadas para la escalada; ya que la mayoría de los mamíferos del Jurásico vivieron exclusivamente en el suelo, la capacidad de escapar trepando a los árboles podría haber permitido a los mamíferos euterios explotar un nuevo nicho.

   Según ha señalado Luo, "la separación de los mamíferos euterios de los marsupiales propició, finalmente, el nacimiento y la reproducción placentaria, cruciales para el éxito evolutivo de estos mamíferos. Sin embargo, fue la adaptación anticipada que les permitió escalar árboles lo que allanó su camino hacia el éxito".

Fuente:

1 comentario:

.