Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

viernes, 20 de enero de 2012

EEUU niega que que abortase con un radar la misión rusa a Marte

El portavoz del Departamento de Estado Jamie Mannina ha negado los informes que apuntan a que el accidente de la sonda rusa Fobos-Grunt pudo estar provocado por una poderosa emisión electromagnética por parte de un radar estadounidense.

"Hemos visto especulaciones en los medios rusos sobre que una interferencia extranjera pudo contribuir a los fallos de varias misiones espaciales. No creemos que haya verdad en esos informes", ha dicho Mannina, según ha informado la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

En este sentido, ha asegurado que especialistas estadounidenses han respondido a la petición de la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos) para asistir a Rusia en sus esfuerzos para establecer contacto con la sonda accidentada. "Pese a que los intentos no tuvieron éxito, Estados Unidos cooperó con Rusia y otros países para monitorizar la órbita y entrada incontrolada de la sonda en la atmósfera terrestre", ha manifestado.

La comisión gubernamental rusa que está investigando el accidente de la Fobos-Grunt indicó el jueves que varios fallos en la producción y prueba del aparato fueron la principal causa de su caída.

El director de Roscosmos, Vladimir Popovkin, aseveró que el radar estadounidense es visto "sólo como una de las causas". "Las principales causas fueron los errores cometidos durante los trabajos de producción y prueba, así como fallos de ingeniería", subrayó.

En cualquier caso, Roscosmos llevará a cabo varias pruebas, en las que podrían participar especialistas de la NASA, para determinar si la sonda fue afectada por los radares estadounidenses, agregó Popovkin.

La Fobos-Grunt fue la primera sonda interplanetaria rusa lanzada en los últimos 15 años y, tras despegar el pasado 9 de noviembre desde el cosmódromo de Baikonur, no pudo tomar rumbo a Marte, por lo que quedó orbitando alrededor de la Tierra.

La sonda pesaba 13,5 toneladas, aunque su combustible, al que corresponde el grueso de esta cifra, habría quedado destruido en las capas más densas de la atmósfera. Por ello, a la superficie habrían caído entre veinte y treinta fragmentos cuyo peso total no superaría los 200 kilogramos, según expertos rusos.

Los restos de la Fobos-Grunt cayeron finalmente el 15 de enero en aguas del océano Pacífico, al oeste de Chile, tras dos meses en órbita sobre la Tierra después de su despegue fallido. La nave tocó la superficie del planeta sobre las 21.45 horas de Moscú (18.45 horas en España) tras un rápido descenso desde una órbita situada a entre 133 y 113 kilómetros de altura, según los datos de la agencia espacial rusa.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.