jueves, 23 de febrero de 2012

"En un sueño lúcido se puede hablar incluso con Einstein"

Úrsula Voss / Catedrática de Psicología de la Universidad Friedrich-Wilhelms de Bonn (Alemania) y especialista en sueños.

La científica alemana explicó en su visita al Museo de la Ciencia Cosmocaixa de Madrid cómo tener sueños lúcidos, en los que podemos controlar y ser conscientes de lo que estamos soñando. ¿Cómo? Estimulando el cerebro con corrientes eléctricas de baja intensidad. Así ayuda a quienes han sufrido algún episodio traumático. 

¿Cómo actúan esas corrientes eléctricas ?
Debemos saber que al despertar la actividad es de 40 Herzios, la misma que cuando prestamos atención a algo o tomamos decisiones. En el sueño lúcido (SL) no es que estemos «medio dormidos», sino que la actividad es esa misma, 40 Herzios. Lo que medimos con esas corrientes es cómo pasamos de un nivel inferior de conciencia a uno superior.

Recuerda de algún modo a la película «Origen», donde dirigían de algún modo el sueño en el que se encontraban.
El control no es lo más importante. En la película creo que lo han puesto todo al revés, porque despertaban en la fase más profunda del sueño, y en realidad es en la fase más superficial en la que es fácil despertarse. No es natural en un sueño profundo. 

Con tanto «trajín» dentro del sueño, ¿descansamos bien?
Sí, porque descansas antes. Ocurre por la mañana, cuando hemos tenido otros sueños y estamos a punto de despertar. 

¿Uno puede entrenar para lograrlo?
Sí, se puede preparar, pero no esperar llegar a esa lucidez todos los días. Quizá pueda una vez a la semana. Aunque los niños lo logran con más frecuencia, tres veces semanales sin esfuerzo. Creemos que tiene que ver con la ritmicidad inmadura. Lo logran sin saberlo, aprenden a controlar los sueños mejor. Pero poco a poco, cuando el cerebro madura y deja de ser tan «flexible» les cuesta más alcanzarlos. 

¿Da para tanto un sueño? ¿Se puede en ese breve tiempo realizar actividades o mejorar ciertas habilidades?
Sí, se puede. En un sólo sueño se pueden inventar cosas, viajar a Rusia o Japón en menos de dos minutos. Es sólo un pensamiento, en el sueño se piensa, no se actúa. Se habla, pero no se mueven los labios. 

Entonces, ¿una persona sorda puede hablar aunque nunca lo haya hecho?
Así es. De hecho, conocí a un sordo que tiene sueños lúcidos cada día. Creo que tiene que ver con que los sueños de los sordos son más ligeros, porque al escuchar un ruido el sistema de alerta de los oyentes nos despierta para protegernos de forma natural. Ellos carecen de este sentido, por ello sus sueños son más ligeros, porque actúan como protección y se despiertan más a menudo. Por eso les resultan más fácil los SL. 

¿Podemos controlar las pesadillas?
Los niños nos dicen que lo logran, pero en su caso suelen ser monstruos que les atacan y ellos se convierten en super héroes y acaban con ellos. Son estudiantes muy inteligentes los que nos cuentan estos sueños. Lo interpretan como «no necesito adultos, puedo yo solo» y desarrollaron su autoconfianza.

¿Y qué hacemos los mayores?
En una pesadilla de adulto, está tan mal la cosa que despertamos de otra manera, porque es horroroso. El despertar es una especie de autoprotección. Pero si es algo soportable tenemos alta probabilidad de evadirnos de esa pesadilla con el SL.

¿Se puede provocar pensando en algo que apetece, como una cita con Brad Pitt?
Yo no puedo (risas), pero el investigador Allan Hobson ha hecho cosas así, no con Brad Pitt, pero sí con actrices que le gustaban. Y una estudiante me envió el relato de un sueño en el que dijo que quería soñar con Einstein y lo logró. Estaba en un puesto de perritos calientes en la calle, y aunque tenía hambre dijo que quería encontrarse con Einstein. Viajó, le encontró y habló con él.

Ante la muerte de un familiar, hay quienes aseguran haberse despedido en un sueño... ¿Es también SL?
No veo por qué no. Tengo una alumna que siempre sueña con su perro que murió, pero cada vez que le sucede sabe que es un SL y simplemente le dice adiós. 

Ahora está trabajando en pacientes que han sufrido un trauma. 
Sí. Son pacientes que no sueñan porque tienen miedo a revivir el trauma, así que lo aplicamos como técnica para soportar el sueño. Es un primer paso para ellos, encontrarse cara a cara con lo que tienen en la mente y experimentarlo de forma controlada y no ser tan víctimas, porque la víctima no tiene sentido de control, y lograr salir de este estado de victimización con un SL podría ayudar. 

¿Por qué a veces somos incapaces de recordar lo que hemos soñado?
Porque al despertar recibimos información del mundo visual que nos rodea. Pasamos de lo interno a lo externo y ahí ya se ha ido el sueño. Por eso les digo a mis alumnos: «No os mováis, intentad ir a recoger el sueño y repertidlo. Después, escribidlo».

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.