sábado, 25 de febrero de 2012

Una galaxia poblada de planetas errantes

Hace unos meses, la revista Nature publicaba una investigación que confirmaba la existencia de los planetas solitarios, mundos que no giran alrededor de una estrella, sino que flotan errantes y sin compañía en el espacio. Lejos de ser una excepción, estos planetas, que pueden haber sido expulsados de sus sistemas, son muy numerosos. Investigadores del Instituto Kavli de Cosmología y Astrofísica de Partículas (KIPAC), un laboratorio independiente de la Universidad de Stanford en Palo Alto, California, creen que, de hecho, hay 100.000 por cada estrella que existe en nuestra galaxia. La Vía Láctea está repleta.

Si las observaciones confirman la estimación, esta nueva clase de objetos celestes afectará a las actuales teorías de formación planetaria y podría cambiar nuestra comprensión del origen y la abundancia de la vida. «Si alguno de estos planetas nómadas son lo suficientemente grandes para tener una atmósfera densa, podrían haber atrapado el calor suficiente para que exista vida bacteriana», señala Louis Strigari, responsable de la investigación, que se publica en «Monthly Notices» de la Royal Astronomical Society. Aunque los planetas nómadas no obtienen el calor de una estrella, pueden generarlo ellos mismos a través de la actividad radioactiva y tectónica interna.

Las búsquedas realizadas en las últimas dos décadas han identificadomás de 500 planetas fuera de nuestro sistema solar, casi todos de los cuales orbitan alrededor de estrellas. El año pasado, los investigadores detectaron alrededor de una docena de planetas nómadas, mediante una técnica denominada microlente gravitatoria, que busca estrellas cuya luz está momentáneamente reajustada por la gravedad de los planetas que pasan por delante.

Esparcir la vida

Entonces, la investigación evidenció que alrededor de dos mundos nómadas existen para cada estrella común, llamada de secuencia principal, en nuestra galaxia. El nuevo estudio cree que estos errantes pueden ser hasta 50.000 veces más comunes. Probablemente, algunos fueron expulsados de sistemas planetarios, pero es posible que no todos ellos se formaran de esa manera. Un recuento más preciso, que tenga en cuenta los objetos más pequeños, tendrá que esperar a la próxima generación de telescopios de investigación.

Una confirmación de esta estimación podría dar réditos a otra posibilidad mencionada en el documento, que a medida que los planetas nómadas vagan por el espacio, las colisiones podrían esparcir la vida microbiana por otros lugares.

«Pocas áreas de la ciencia han despertado tanto interés popular y profesional en los últimos tiempos como la prevalencia de vida en el universo», explica el coautor del estudio y director del KIPAC Roger Blandford. «Lo maravilloso es que ahora podemos empezar a abordar esta cuestión de forma cuantitativa mediante la búsqueda de más de estos planetas».

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.