martes, 13 de marzo de 2012

En estado de reposo el cerebro recorre todas sus posibilidades a baja energía

El científico argentino Gustavo Deco, investigador del Center for Brain and Cognition de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, España, ha visitado el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (Incyl) de la Universidad de Salamanca para impartir un seminario acerca de sus investigaciones en el ámbito de la Neurociencia de Sistemas. El campo de investigación de este científico coincide con algunas de las líneas de investigación del Incyl, como la percepción auditiva, de manera que las dos partes han explorado la posibilidad de colaborar, aunque los trabajos de Gustavo Deco abarcan aspectos más generales sobre el funcionamiento del cerebro.

"Tratamos de entender cuáles son los mecanismos subyacentes a funciones cerebrales específicas", ha asegurado el científico en declaraciones a DiCYT. En este sentido, le interesan aspectos como la actividad neuronal que hace posible la atención visual o la percepción auditiva. Sin embargo, al margen de las funciones concretas que realiza el sistema nervioso, el investigador argentino estudia la dinámica cortical de todo el cerebro en "un estado muy particular", como es el de reposo, en el que teóricamente no realiza ninguna función. 

"Hasta hace poco se creía que el estado de reposo era trivial, principalmente descrito por una baja actividad que además era aleatoria", comenta el experto. Sin embargo, los estudios que se han llevado a cabo en los últimos años indican que en este estado el cerebro muestra una estructuración concreta. "Hay patrones de correlaciones espacio-temporales muy determinados y que ofrecen datos muy valiosos acerca de cómo el cerebro está estructurado y de cómo procesa información. Estos patrones están altamente relacionados con los que observamos cuando el cerebro sí está ejecutando alguna acción específica", añade. 

Esto significa que en el estado de reposo "se puede entender la estructura básica de cómo funciona el cerebro cuando hace algo". Aunque no existe el mismo nivel de actividad cerebral cuando un individuo duerme que cuando está activo desempeñando una función, "desde el punto de vista energético la actividad cerebral en reposo es absolutamente precisa y relevante, es como que el cerebro practica y recorre todas sus posibilidades a baja energía". 

Es decir, que cuando el cerebro no se ocupa de una tarea específica "deambula" por todas sus posibilidades y esto es, precisamente, lo que hace del reposo un estado tan interesante para los científicos. "Sin estimularlo de una manera específica puedo ver todas sus posibilidades", apunta Deco. 

Para estos estudios, los investigadores utilizan técnicas de resonancia magnética funcionales que al inicio se emplearon en humanos, pero que en la actualidad se aplican en monos, gatos, ratas y otros animales. Asimismo, se utilizan técnicas de electroencefalografía, magnetoencefalografía y mediciones a nivel celular para saber lo que está ocurriendo en el cerebro. "Durante el reposo se observan en los animales los mismos tipos de patrones que en el ser humano, porque se dedican a 'escanear' todas las posibilidades que tiene el cerebro, aunque lógicamente las redes que aparecen son diferentes porque las capacidades de cada cerebro son diferentes, pero desde el punto de vista cualitativo ocurre lo mismo", comenta.

Esta investigación básica tiene un gran interés clínico para los científicos porque en el estado de reposo se pueden ver "de una forma única" todas las posibilidades de trabajo del cerebro. Por eso, hay una gran esperanza en la comunidad científica, según el investigador argentino, de que bajo la observación de este estado basal del cerebro se puedan encontrar biomarcadores para el diagnóstico o la evaluación de terapias de todo tipo en el terreno neurológico y psiquiátrico. 

Gustavo Deco conoce el trabajo que se lleva a cabo en el Incyl, en particular, las investigaciones del laboratorio de Manuel Malmierca en torno al procesamiento de la percepción auditiva, puesto que se trata de un aspecto que también se estudia en el Center for Brain and Cognition de la Universidad Pompeu Fabra. Por eso, no descarta que en un futuro próximo puedan surgir proyectos de investigación conjuntos entre las dos partes.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.