lunes, 12 de marzo de 2012

Indignación por acusar a un pueblo indígena de hacer 'sacrificios humanos'

Los madereros acaban con su entorno y los integristas religiosos 'devastan' su cultura. Este es el sino de los pueblos indígenas amazónicos, que han vuelto a ser objeto de agresión por parte de un documental de la televisión australiana, que les describe como auténticos salvajes.

Las víctimas, en este caso, son el pueblo suruwuaha, que vive en una demarcación del estado de Amazonas (Brasil) y que ya no son más de 150 personas. Los autores del documental, según Survival Internacional relacionados con grupos integristas evangelistas, asegura que son "asesinos de bebés" y que practican cultos suicidas de la Edad de Piedra.

El programa fue retransmitido por el Canal 7 de la televisión australiana y se ha colgado en Youtube con el título: "Amazon's Ancient Tribe. First Contact". En el mismo, aparece su director, Paul Raffaele y el reporteroTim Noonan, visitando un poblado suruwaha.

Ambos 'venden' su aventura como si fuera el primer contacto con una tribu aislada, cuando la realidad es que han tenido contactos esporádicos desde los años 20 del siglo pasado, han sido objeto de hasta seis documentales anteriores y, además, con ellos convivió un misionero que les ayudó a conseguir demarcar su territorio, aunque también abrió la puerta a la llegada de otros con objetivos evangelizadores muy distintos.
Misioneros fundamentalistas

Fueron estos misioneros fundamentalistas, ligados según la ONG a la asociación JOCUM, quienes difundieron la idea de que matan a los bebés. "Es absolutamente falso. Ha habido alguna muerte, pero esporádica, igual que ocurren en Inglaterra, y no por ello se dice que los ingleses matan a sus recién nacidos", señala a ELMUNDO.es Fiona Watson, responsable en Survival Internacional de la campaña a favor de este pueblo en su sede de Londres.

Por lo que se ha averiguado, el Gobierno y los propios indígenas permitieron la grabación porque Raffaele aseguró que iba a ser un "documental positivo". Así se lo dijeron también a Daniel Garibotti, de la productora Cipó, que asistió en la logística al equipo australiano. "Nos dijeron que se haría un retrato honesto y preciso, pero tenían el objetivo evidente de producir un reportaje lo más sensacionalista posible", ha denunciado Garibotti, muy implicado en la defensa de los pueblos indígenas.

Los suruwaha, que fueron diezmados por los caucheros y otros extranjeros en los dos últimos siglos, se refugiaron en las profundidades de la selva, en la cuenca del río Purus, donde vivieron aislados hasta los años 70.

En el documental australiano, sus autores aseguran que viven como gente "de la Edad de Piedra" y "fomentan el asesinato de los niños discapacitados (...) del modo más dantesco posible" porque los "abandonan en la selva para que las bestias salvajes los coman vivos". Afirman que son responsables de "una de las peores violaciones de derechos humanos del mundo".
Respuesta de la cadena

Survival escribió a Channel 7 para explicar los muchos errores y distorsiones que contiene el reportaje, pero la cadena ha rechazado todas las acusaciones. La entidad que regula la televisión en Australia, ACMA, ha abierto una investigación formal.

Este acoso mediático a los suruwahas sólo se explica, para Survival, en el hecho de que los fundamentalistas de JOCUM (Jóvenes con una Misión)fueron expulsados de sus poblados, después de que hicieran el documental 'Hakani', en el que les acusaban de enterrar a una niña viva. Más adelante JOCUM tuvo que reconocer que era una información imposible de contrastar.

"La explicación a este nuevo documental está en que Raffaele quiere ser el explorador, el héroe, que se enfrenta a los salvajes y recaudar fondos", apunta Watson. De hecho, en la página web del documental se recaudan fondos para una organización relacionada con JOCUM.

Historial del director

Además, no es la primera vez que Raffaele, antiguo colaborador de la revista Smithsonian, se enfrenta a la polémica. En 2006, hizo otro documental en el que aseguraba que un chaval de Papúa iba a ser 'canibalizado' por su tribu. Ante la avalancha de críticas de antropólogos e indigenistas, tuvo que admitir su error.

Para Fiona Watson, el peligro de estos documentales es que "hacen un daño tremendo a la imagen de los pueblos indígenas, al retratarles como violadores de los derechos humanos por puro sensacionalismo".

El director de la organización, Stephen Corry, también ha declarado que "es uno de los reportajes más tendenciosos, engañosos y vergonzosos que he visto en mi vida. Programas como este están diseñados, claramente, para que tengan el mismo efecto: sugerir que no merecen tener derechos. La idea de que una absurdez de este calibre pueda ayudar a los niños indígenas le quita a uno el aliento".

João dal Poz Neto, antropólogo de la Universidad Federal de Juiz da Fora, que trabajó con los suruwahas en 1994, ha asegurado que "el infanticidio entre los suruwahas se limita a casos puntuales donde múltiples factores entran en juego, pero no hay ninguna ley que condene, y ninguna "costumbre" que así lo requiera, la eliminación de los neonatos no deseados".

Separación de los hijos

En similares términos se expresa Miguel Angel Aparicio, antropólogo del Consejo Misionero: "El infanticidio entre los suruwahas es insignificante. La película 'Hakani' fue iniciativa de los fundamentalistas, que han perdido terreno desde que el Gobierno les prohibió el proselitismo. Para atraer la atención de los medios y de la opinión pública, los suruwahas sonvíctimas de una campaña que los criminaliza y los animaliza", afirma.

Por otro lado, en Brasil está en discusión el borrador de la llamada Ley Muwaji, promovida por los evangelistas del país, que pretende que las tribus informen a las autoridades de todos las mujeres embarazadas "en situación de riesgo", si bien no se describe esta última. También autorizaría a separar a los bebés de sua padres si hay "sospechas" de infanticidio, que tampoco se especifican.

Desde Survival están intentando que el canal Youtube lo retire de sus contenidos, a la vez que han hecho una denuncia informal para evitar que se repitan informaciones como ésta.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.