jueves, 10 de mayo de 2012

Alerta sanitaria en Perú tras la misteriosa muerte de cientos de pelícanos y delfines

Las banderas rojas en las playas prohíben consumir pescado crudo en la tierra del ceviche. Las autoridades sanitarias peruanas han dado la alarma por la misteriosa muerte de cientos de delfines y pelícanossin causa justificada.

El Ministerio de Salud puso en marcha este fin de semana una "alerta sanitaria" para instar "a la población a abstenerse de acudir a las playas" en el área de Lima y la costa norte del país hasta que se conozcan las causas de la muerte de los animales.

En menos de dos semanas de 1.500 pelícanos han sido encontrados muertos a casi 200 km de la costa, en Piura, en la frontera con Ecuador, y en Lambayeque, a 790 km al norte de Lima, según las cifras del Departamento de Agricultura.

Sólo el sábado, se encontraron 14 pelícanos muertos en unas 18 playas de la zona de Lima, en el Pacífico.

Por otra parte, los cuerpos de cerca de 900 delfines han muerto varados en la costa norte del país entre enero y abril.

Silencio gubernamental

"Es increíble que el Instituto del Mar (dependiente del Ministerio de Pesca) no diga nada sobre la muerte masiva de pelícanos y delfines", manifestó indignado, Carlos Bocanegra, un biólogo de la conocida Universidad de Trujillo, en una la cadena RPP.

"Creo que estamos tratando de proteger algún interés", acusó, en referencia al poderoso grupo de presión de la pesca industrial, un sector dominante de la economía peruana.

Después de pedir cautela ante la posibilidad de un virus en el caso de los delfines, el Ministerio de Medio Ambiente ha rechazado, por el momento, la hipótesis de un daño colateral de la red de pesca o una posible contaminación del agua.

Una ONG, la Organización para la conservación científica de los animales acuáticos (Orca) atribuye las muertes de delfines en las actividades de exploración de las compañías petroleras en la zona, que en su opinión genera un "impacto acústico".

El director de la ONG Mundo Azul, el biólogo alemán Stefan Austermühle, dijo que a su vez que la muerte masiva de pelícanos y delfines "representa un riesgo para la salud humana debido a la posible mutación de un virus".

En caso de duda, los funcionarios del sector salud en las zonas más afectadas han pedido a los residentes de la zona de no comer pescado crudo, evitar la natación y alejarse de las playas donde los animales eran encontrado muerto.

En un editorial en el diario 'El Comercio', el ex ministro de Salud Uriel García afirma que es la "sobrepesca" de determinadas especies de anchoa, que alimentan a los pelícanos, lo que hace morir de hambre y no una enfermedad.

Un experto en meteorología, Abraham Levy, dijo que está de acuerdo que el calentamiento de las aguas del Pacífico que pueden estar relacionados con el fenómeno de El Niño podría explicar estos fenómenos recientes.

"El calentamiento del mar afecta a la cadena alimentaria, que es complejo y se inicia con el plancton y terminando con las aves marinas, por un lado y los otros mamíferos marinos", señaló.

El viceconsejero de Pesca, Patricia Majluf, por su parte, anunció su dimisión el viernes tras acusar al sector "de desorden, corrupción e irregularidades".

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.