jueves, 3 de mayo de 2012

Clave7 deja las ondas

Por grande que sea la ilusión que uno ponga en aquello que le gusta hacer, por valiosa que sea la energía consumida en ello, el trabajo, el esfuerzo y la dedicación que implique, no siempre es correspondido todo esto con la debida reciprocidad. Y no por ello creemos merecer más que nadie. Ni mucho menos. 

Los de Clave7 somos de esos locos que todavía dedican más tiempo, esfuerzo y economías de las que poseen, por el puro afán de saber y de contarlo. De buscar respuestas y de hacerlas llegar a todo aquel que quiera escucharnos. Somos de esos, puede que ilusos, que aún creen que no está todo dicho, que aún sienten intriga por los misterios más cotidianos. Que todavía se sobrecogen ante el testimonio de aquel que cuenta un hecho insólito. Aquel por quien sentimos un absoluto respeto por tamaña valentía. Somos de esos que aún se estremecen ante la visión del tintineo incesante de los astros, por fría que sea la noche, por agreste que sea el terreno. Que acude todavía a buscar lo extraño, desde donde quiera que nos llame. Y siempre lo hemos hecho, y siempre lo haremos, sin pedir nada a cambio. 

Pero en estos mundos de las ondas radiofónicas, se cuecen otro tipo de intereses que nada tienen que ver con esta aparentemente utópica filosofía nuestra. Y lo entendemos. A fin de cuentas, todo tiene un precio ¿No es cierto? Nuestro mal reside en que no son esos los "misterios" en los que andamos avezados. Al César lo que es del César… 

Por tanto, siendo ahora tajantes, nuestro humilde espacio radiofónico cierra sus puertas. 

¿Cuándo volveremos? No podemos responder aún a esta pregunta. Pero algo si es cierto. Las maravillas que traen consigo las nuevas tecnologías abren a su vez un mundo de posibilidades. 

Así que estén atentos. 

Vaya por delante el agradecimiento a cada uno de los invitados, colaboradores y amigos que han perdido sueño por pasar una animada charla con estos locos. Sin ellos, nada hubiera sido igual. Nada habría sido posible.

Vaya por delante el agradecimiento también a todos nuestros oyentes. Pocos o muchos, ustedes nos han escogido entre la amplia oferta radiofónica dedicada a estos mismos temas, en aquella misma franja horaria. Esperamos haber cumplido con vuestras expectativas. Esperamos haberles, al menos, entretenido. En definitiva, esperamos haber sido merecedores de semejante privilegio. Un millón de gracias.

Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.