martes, 1 de mayo de 2012

Hallan restos de ungüentos funerarios de hace 2.000 años en la Sábana Santa

La investigadora italiana Marzia Boi ha asegurado este lunes en Valencia que los restos de polen que se encuentran en la Sábana Santa de Turín no se corresponden sólo con los que se han ido depositando fortuitamente en la tela a los largo de la historia, como se creía hasta ahora, «sino también con los de los ungüentos y flores que se utilizaban para ritos funerarios hace 2.000 años», según ha informado el Arzobispado de Valencia en un comunicado.

El trabajo de Boi, expuesto en el Congreso Internacional de la Sábana Santa que se celebra en la ciudad del Turia, se suma a los otros estudios presentados en este simposio que hacen «compatible» que el cuerpo amortajado con la Síndone pudo ser el de Jesucristo.

En su ponencia, Boi, que trabaja en el laboratorio de Botánica del departamento de Biología de la Universidad de las Islas Baleares, ha argumentado también que en el Evangelio se describe que la sepultura de Jesús se realizó con honores de reyes, «lo que implicaba la preparación del cadáver con bálsamos y aceites».

Al analizar el microscopio las fotos de los pólenes extraídos en anteriores investigaciones sobre la Sábana Santa, la investigadora ha identificado tipos de plantas que «según está documentado desde antiguo», eran comúnmente utilizadas para los enterramientos. Entre ellas, en la Sábana Santa hay pólenes principalmente de Helichrysum, según su observación, así como láudano, terebinto, gálbano aromático o lentisco.

La identificación de esas plantas supone, según Boi, «un dato más que confirma que el hombre de la Síndone puede ser Jesús», han apuntado las citadas fuentes. La investigadora ha indicado que la revisión por parte de especialistas palinólogos de todos los «pólenes sindónicos ayudaría a identificarlos mejor». Asimismo, ha reparado en que los aceites y ungüentos presentes en la Sábana la han protegido por ser potentes repelentes de insectos y hongos.

Errores en la prueba del carbono 14

Varios expertos participantes en las sesiones del domingo del Congreso ratificaron los «errores» del estudio con la prueba del carbono 14, realizado por un equipo de científicos en 1988, que dató la reliquia en la Edad Media, entre 1260 y 1390, según ha informado el Arzobispado.

Así, según el químico norteamericano Robert Villarreal, responsable del Laboratorio de los Álamos en Colorado (EE.UU.), la muestra de tela de la Sábana Santa empleada para su datación por radiocarbono, con plena seguridad «contiene algodón, el cual no existe en absoluto en la tela de lino original de la Síndone».

Villarreal, que pronunció la conferencia «Condiciones de las muestras en la datación de 1988», asegura que «la muestra que se tomó no es representativa de todo el lienzo» y que esa parte contiene, además, un remiendo «invisible» añadido durante «una reparación en época medieval». Además, el científico ha explicado los análisis efectuados, posteriormente, en el laboratorio de Los Álamos, con el que advirtieron que la muestra de C14 «concluye mal su datación».

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.