miércoles, 27 de junio de 2012

Próximamente: el primer Gran Hermano en Marte

Al holandés Bas Lansdorp lo tachan de loco pero él está convencido de su proyecto: producir un reality show en Marte, el primer Gran Hermano marciano.

Ni los enormes costos ni la radiación que podría afectar a los concursantes le han disuadido para convencer a inversores y reputados físicos del que sería el espectáculo televisivo más grande de la historia.


El equipo de Mars One explica en su sitio web que con los US$ 6.000 millones que asegura generará el programa se contará con los recursos y los conocimientos suficientes para establecer una colonia permanente en Marte.

El reality marciano transmitiría los siete meses de viaje hasta la superficie de Marte y las experiencias de los concursantes en el planeta rojo.

Lansdorp, que hizo su fortuna vendiendo acciones en una empresa de energía eólica, explica que hasta el momento todos los esfuerzos del proyecto Mars One (Marte Uno) han sido autofinanciados.

"Mi novia piensa que estoy loco pero no es un engaño ni una broma", agrega Lansdorp.
Los peligros de la realidad

La verdad es que es difícil probar lo que sería la vida en Marte mientras estás en la Tierra.

El hecho de que Mars One haya reclutado a uno de los fundadores originales de Gran Hermano ha provocado más críticas de los incrédulos del proyecto.

Lansdorp, sin embargo, afirma, "que el hecho que se piense en un reality show para conseguir el objetivo es un componente adicional para que sea una realidad".

Jonathan Amos, corresponsal de ciencia de BBC, cree que el proyecto tiene grandes retos por delante.

"Incluso si viajara un pequeño grupo de astronautas tendrían que llevar consigo una enorme carga de suministros. Podrían intentar utilizar recursos naturales pero les llevaría tiempo encontrarlos y explotarlos", detalla.

La principal crítica al proyecto Marte Uno es que no reconoce los peligros de la radiación. En la Tierra un campo magnético nos protege de las peligrosas partículas del sol.

La tripulación que viaje a Marte no podrá contar con ese escudo y estará expuesta a los rayos solares.

"Sin un hábitat resistente a las radiaciones ionizantes, los concursantes morirían de cáncer en un año", explica Amos.

Lansdorp, no obstante, asegura que encontró una solución: "Tienes que fabricar un blindaje, poner objetos entre los astronautas y la radiación".

"Nos vamos a asegurar de que la nave tenga suficiente blindaje y en Marte vamos a poner una capa gruesa sobre la superficie del planeta", comenta el empresario.
Dinero, en primer lugar

La cápsula Space XDragon, la primera misión privada a la Estación Espacial Internacional (ISS), ha puesto el tema de la exploración espacial privada en el centro de la atención.

No todo es escepticismo en el proyecto Mars One. El holandés Gerard 't Hooft, premio Nobel de Física, apoya la idea y la ve como posible.

"Este es un proyecto extraordinario con visión e imaginación. Mi primera reacción fue como la de cualquiera: esto nunca sucederá. Pero después de analizarlo en detalle pienso que es algo que realmente se puede lograr", detalló Hooft.

La previsión del proyecto es establecer un asentamiento humano en Marte para 2023.

Ya se han puesto de acuerdo los potenciales proveedores pero aún tienen que conseguir patrocinadores.

El objetivo es reclutar a los participantes del reality para el año 2013 y luego someterlos a una década de entrenamiento de simulación rigurosa con el fin de prepararlos para la vida en Marte.

La NASA, por su parte, tiene la esperanza de enviar un equipo a Marte en 2030. ¿Cómo piensa un empresario adelantarse siete años a los expertos?

"Bueno, es simple. No vamos a traer a los concursantes de vuelta. Se trata de un billete sólo de ida. Se pasarán el resto de su vida en Marte", detalla Bas.

Mars One espera recibir millones de solicitudes del público.

"Soy un verdadero emprendedor. Si no fuera posible, yo no gastaría mi tiempo en esto. Sinceramente creo que va a suceder", comenta Lansdorp.

Fuente:
BBC

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.