jueves, 30 de agosto de 2012

Un herreño halla en su finca restos de siete aborígenes

Un vecino de la localidad de Guarazoca (en El Hierro) halló el pasado mes de junio en su finca un grupo de restos de un yacimiento arqueológico. Se trataba de huesos de al menos siete aborígenes prehispánicos.

Juan Antonio Morales, vecino del municipio herreño de Valverde, encontró el yacimiento tras el derrumbe de una parte de su propiedad que daba a un barranco. Esos restos "proceden de una cueva que quedó colgada de la ladera que se desplomó por la erosión del terreno", explicó ayer Teresa Ruiz, inspectora de Patrimonio del Cabildo de El Hierro, quien añadió que los vestigios cayeron a una ladera y "cuando el vecino fue a realizar sus menesteres los encontró e inmediatamente los recogió y llamó al Cabildo porque tenía la sospecha de que podrían ser yacimientos arqueológicos".

Según un primer informe elaborado por el Área de Patrimonio, los restos podrían corresponder a siete bimbaches (aborígenes canarios de El Hierro) de ambos sexos y diferentes edades; sobre todo de bebés y adultos de un máximo de 40 años. "El yacimiento de procedencia es una cueva sepulcral de carácter colectivo en la que se depositaron restos de todos los miembros de la sociedad", afirmó la inspectora de Patrimonio.

Como consecuencia del desplome, la cueva quedó totalmente inaccesible, por lo que evita que alguna persona acceda a ella y manipule el yacimiento. En total se hallaron 60 huesos humanos, de los cuales 51 corresponden a adultos y nueve a bebés. De esos restos, se recuperaron 10 pelvis, seis son femeninas y cuatro masculinas. Según Teresa Ruiz, a partir de los huesos pelvis "se averiguó la existencia de siete individuos".

Ruiz añadió que "en algunos de esos restos se observaban marcadores genéticos, como la presencia de espina semibífida en dos de los tres sacros recuperados" así como huellas de patologías con incidencia en los huesos que "determinan la existencia de hernias en algunos de los individuos". Asimismo, la inspectora de Patrimonio comentó que "la presencia de la espina semibífida es un indicativo de la endogamia de estos grupos" y esto puede ser "un indicio de que se trate de una cueva sepulcral de una familia". Según el informe elaborado por los técnicos de Patrimonio del Cabildo de la Isla, la zona en la que se encuentra la cueva "se dató en el año 900 después de Cristo".

También se descubrieron en el entorno a la necrópolis "yacimientos de hábitat", explicó la inspectora de Patrimonio, Teresa Ruiz. Con el hallazgo de estos restos se descubrió que en la familia existió un alto índice de mortandad infantil y que la edad de muerte de los adultos estuvo en torno a los 40 años", según confirmó la inspectora herreña de Patrimonio.

Los restos de los siete bimbaches se encuentran actualmente custodiados en el Cabildo de El Hierro a la espera de que finalicen las obras del Museo Arqueológico Insular que se sitúa en el municipio herreño de Valverde.

Según la consejera insular de Cultura, Inmaculada Randado, su intención "es exhibir esos restos en el museo, junto a otros que se han reclamado ya a otros centros de exposición y algunos que se encuentran salvaguardados en el Cabildo."

Para la inspectora de Patrimonio "todo hallazgo que se descubra sobre un terreno es prioritario". Además insistió en que "cuando alguien da el aviso de que encontró algún tipo de resto arqueológico, nosotros dejamos todo lo que tengamos en mano, y acudimos de inmediato". También hizo hincapié en que "es importante conservarlo tal como esté" y por ello "aconseja a todo aquel que se encuentre con este tipo de descubrimientos que lo mejor es no tocarlo ni cogerlo, porque así los restos conservan todas sus características".

Según Inmaculada Randado, el Cabildo quiere solicitar "un informe de un bioantropólogo que permita obtener más conclusiones sobre el estado de los restos y el modo de vida de los aborígenes". De igual modo, la inspectora de Patrimonio del Cabildo, aseguró que con este informe bioantropológico "se pueden descubrir muchas más cosas sobre los hábitos cotidianos de la familia de aborígenes que vivía en esa cueva".

La inspectora Ruiz hizo referencia a como "en otros yacimientos de la Isla se hallaron indicios de como comían los individuos"; según informes de restos que desvelan que "si eran hombres comían carne y las mujeres eran vegetarianas". También se puede "descubrir si tenían problemas dentales y si utilizaban los dientes como herramientas, o la forma de caminar" afirmó.

Randado insistió en que "quieren solicitar el informe bioantropológico, pero será más adelante cuando tenga mayor presupuesto". También quiso "dar las gracias al vecino de Valverde por llamarles y entregarles los restos".

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.