miércoles, 12 de septiembre de 2012

Arcilla de origen volcánico cuestiona la habitabilidad pasada de Marte

En Marte hay agua helada y gaseosa. Su geomorfología apunta a que, al menos en el pasado remoto, también tuvo agua líquida. La presencia de arcillas sugiere un planeta rojo húmedo y cálido, ideal para la presencia de la vida. Pero un nuevo estudio señala que éstas pudieron originarse gracias a la actividad volcánica, lo que descartaría dichas condiciones de habitabilidad.

Un grupo de internacional de investigadores ha encontrado similitudes químicas entre las arcillas presentes en un meteorito de origen marciano y las que se pueden encontrar en el atolón de Mururuoa (Polinesia francesa) —el lugar de las pruebas nucleares del país galo—, que se formaron por el enfriamiento de lava muy hidratada. Su hallazgo sugiere procesos de vulcanismo en el planeta rojo que harían algunas regiones del planeta rojo poco susceptibles de alojar vida. Incluso en el periodo en el que se considera más probable.

Las conclusiones de estos investigadores, publicadas en la revista Nature Geoscience, señalan que el periodo noachiano —hace entre 4.200 y 3.500 millones de años, cuando se cree que Marte tuvo mejores condiciones de habitabilidad— pudo ser más extremo de lo que se pensaba anteriormente. Se cree que durante esa etapa temprana de la vida del planeta rojo éste tenía una atmósfera densa y agua líquida en la superficie.

El cráter Gale, donde trabaja Curiosity, pudo haber estado lleno de agua durante las etapas finales de este periodo. Según aseguran los investigadores, los instrumentos a bordo no permitirían distinguir entre arcillas de origen volcánico de otras de origen «acuático». Aun así, explican, hay pocas dudas sobre el lugar que ahora analiza el rover. Casi con certeza se trata de un cráter provocado por el impacto de un meteorito, y no un volcán. Si hay arcillas, por tanto, éstas indicarían la presencia de agua líquida.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.