Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Miedo y conducción: Cómo el 11-S aumentó los accidentes de tráfico

Los acontecimientos catastróficos —guerras, atentados, desastres naturales— suelen golpear dos veces. Primero con caos, destrucción y víctimas directas. Después, a través de las reacciones humanas a ese evento. La original no siempre es la más costosa, ni en dinero ni en vidas humanas.

En los años posteriores a los atentados del 11 de septiembre fallecieron, en accidentes de tráfico, en torno a 1.600 más estadounidenses de los previstos. Esta cifra plantea la posibilidad de que el miedo haya sido un fuerte condicionante para mucha gente, que haya preferido conducir en vez de volar. Y este cambio de comportamiento, a su vez, habría llevado al aumento en el número de víctimas en carretera.

Pero el miedo es sólo una parte de la explicación. Un grupo de investigadores del Instituto Max Planck de desarrollo humano observó que los cambios en los hábitos conductores variaba mucho de una región a otra de Estados Unidos. Y no había una correlación entre la cercanía a los ataques y estas alteraciones.

Los científicos plantearon la hipótesis de que había otro factor que influía en este «efecto secundario» de los atentados: la posibilidad de conducir. Mientras que el miedo explica los motivos del cambio, es necesario un ambiente propicio que permita dicha modificación de la conducta.

Miedo y ambiente

Después de una recolección masiva de datos que incluía desde el número de accidentes fatales hasta el número de millas conducidas acumuladas de cada Estado, los analizaron. Y descubrieron que, efectivamente, la gente condujo más después del 11-S. Casi 50 kilómetros más de media por habitante en los tres meses siguientes. Un aumento muy superior que el esperado en comparación con años anteriores.

Sin embargo, este fenómeno apenas ocurrió entre las personas que vivían cerca de Nueva York. Donde se dio con más intensidad fue en los lugares que tenían lo que los investigadores denominan «oportunidad de conducir». Es decir, entornos en los que ir de un lugar a otro conduciendo —y no en avión— tenía sentido.

El aumento de los kilómetros conducidos llevó asociado un incremento de víctimas mortalespor accidentes de tráfico. Estos resultados sugieren que aunque el miedo puede inducir a la gente a llevar a cabo actividades peligrosas —si se compara conducir con volar en avión—, no es factor suficiente.

«Para ser capaces de predecir dónde, o de qué manera, pueden afectar más severamente los efectos secundarios de alguna catástrofe, hace falta prestar atención a las estructuras ambientales que permiten que el miedo derive en comportamientos peligrosos», explican en su artículo, publicado en la revista Psychological Science.

Según Wolfgang Gaissmaier, uno de los investigadores, entender que los comportamientos de las personas dependen tanto de su «mente» como de su ambiente ofrece dos caminos para fomentar los cambios de conducta: cambiar su mente o cambiar su entorno.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.