viernes, 21 de septiembre de 2012

Una ecuación que predice la forma de una coleta, premio Ig Nobel 2012

Una ecuación que predice la forma de una coleta, el descubrimiento de actividad cerebral en un salmón muerto y el hallazgo de los factores que explican por qué se derrama el café de una taza son algunos de los 'avances' científicos que este año han ganado los premios Ig Nobel. Estos galardones, cuyo objetivo es hacer reír mostrando el lado más divertido y disparatado de la ciencia, son entregados cada año como antesala a los auténticos Premios Nobel, cuyos ganadores se anunciarán a principios de octubre.

Otro de los Ig Nobel, que se entregaron anoche en la Universidad de Harvard, lo ganó un equipo de investigadores estadounidenses que comprobó cómo los chimpancés se reconocen entre ellos por la forma de su trasero, y un científico sueco que resolvió el enigma de por qué a los habitantes de la ciudad de Anderslöv el pelo se les tiñe de color verde (las 'culpables', al parecer, son las tuberías de cobre por las que pasa el agua caliente en sus duchas).

Según las bases establecidas por los 'Anales de la Investigación Improbable', la revista que concede cada año estos desternillantes galardones, el objetivo de los Ig Nobel es "provocar el interés de la sociedad por la ciencia, la medicina y la tecnología", mediante la concesión de premios a los trabajos científicos más insólitos e imaginativos, "que hacen reír a la gente, y después les hacen pensar".

Rizos y salmones

El científico británico Patrick Warren y sus colaboradores del centro de investigación de la empresa Unilever, en el Reino Unido, formularon la llamada 'Ponytail Equation' (ecuación de la forma de una coleta), que tiene en cuenta factores como la dureza del cabello, los efectos de la gravedad y la presencia de rizos en el pelo. En combinación con un nuevo 'factor matemático' que los científicos bautizaron como el 'número de Rapunzel', la ecuación predice la forma que adoptará el pelo de una persona cuando se junte para hacer una coleta.

"Llevamos mucho tiempo trabajando en este tema", explica Warren. "En Unilever, todo lo relacionado con el pelo interesa mucho, porque vendemos muchos productos para el cuidado del cabello. Pero es posible que la investigación tenga aplicaciones en la animación por ordenador, ya que el pelo es muy difícil de representar de manera realista en películas de dibujos animados".

Otro de los Ig Nobel que más ha llamado la atención este año es un estudio que detectó actividad cerebral en un salmón muerto. El hallazgo es obra de Craig Bennett, de la Universidad de California, que estudia el desarrollo del cerebro adolescente con técnicas de resonancia magnética. Antes de empezar una sesión de pruebas con personas, los científicos suelen comprobar el funcionamiento correcto de un escáner con un objeto (generalmente una esfera llena de aceite). Pero como muchos otros objetos pueden servir para realizar esta prueba, Bennett y sus colegas decidieron intentarlo con una calabaza, una gallina... y finalmente, un salmón.

"La máquina registró señales en el cerebro del salmón que indicaban actividad, aunque luego comprobamos que era un falso positivo. En realidad, no existe tal actividad, así que este error nos sirve para aprender mejor a interpretar los datos de resonancia magnética y reconocer señales falsas", explica Bennett.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.