Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

lunes, 19 de noviembre de 2012

Nube de gas y polvo a punto de ser despedazada por un agujero negro en nuestra galaxia



En los próximos meses, buena parte de una vasta nube de polvo y gas comenzará a ser desgarrada por un agujero negro ubicado en la zona central de nuestra galaxia.

La nube, conocida como G2, se está aproximando peligrosamente a las inmediaciones del agujero negro Sgr A*. A finales de 2012, los efectos de esta aproximación comenzarán a ser claramente perceptibles en la nube; por ejemplo, esta última será casi cinco veces más larga que ancha, debido al estiramiento ejercido por el agujero negro.

En junio de 2013, pasará a 40.000 millones de kilómetros de distancia del agujero negro.

Entre 2013 y 2020, se desencadenarán los efectos más destructivos para la nube, causados por su cercanía al agujero. La propia fricción con el gas que rodea a Sgr A* contribuirá a hacerla trizas.

El hallazgo es el resultado del trabajo del físico computacional Peter Anninos y del astrofísico Stephen Murray, ambos del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en California, así como de Julia Wilson y Chris Fragile, ahora en la Universidad de Charleston en Carolina del Sur, en Estados Unidos.

La simulación por supercomputadora que han preparado sugiere que algo de G2 sobrevivirá, aunque esta porción quedará desmembrada y abocada a un destino incierto.

El polvo en la nube está a unos 277 grados centígrados. El gas, en su mayor parte hidrógeno, está a aproximadamente 9.700 grados centígrados, o sea más caliente que la superficie del Sol.

El origen de la nube es aún desconocido. Se especula con muchas procedencias, desde una estrella vieja que perdió bastante repentinamente parte de su atmósfera exterior, hasta una acumulación de materia en vías de convertirse en un planeta pero cuya evolución hacia ese estadio quedó truncada porque el ambiente estaba demasiado caliente.

A medida que siga acercándose más al agujero negro y se intensifique el fuerte tirón gravitacional de éste, la temperatura de la nube aumentará mucho más, siendo perceptible desde la Tierra mediante radiotelescopios y telescopios de rayos X, incluyendo por ejemplo el satélite Chandra de rayos X.

La nube, esencialmente, quedará destrozada, aunque su rumbo no la llevará a una caída directa al agujero negro.

El punto en el que un objeto ya no se puede escapar de ser absorbido por un agujero negro se conoce como radio de Schwarzschild, una cifra cuyo valor depende de la masa del agujero, la velocidad de la luz y la constante gravitacional.

La nube escapará del punto de no retorno por aproximadamente 2.200 radios de Schwarzschild. Sin embargo, mucha de su materia se reunirá con la atrapada en el caliente disco de acreción alrededor del agujero negro. La nube quedara tan despedazada que es poco probable que cualquier remanente significativo de la masa de gas siga su camino orbital original.

El encuentro cercano durará varios meses. El evento completo se prevé que dure menos de una década.

Fuente:  Noticias de la Ciencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.