jueves, 8 de agosto de 2013

Arqueólogos hallan un friso maya en perfecto estado de conservación en Guatemala

Un equipo de arqueólogos ha descubierto un friso maya enterrado en una pirámide rectangular en la ciudad de Holmul, en la región de Petén (Guatemala). Los autores del hallazgo han destacado la monumentalidad de la pieza, que mide 8x2 metros, y la imagen que representa: el torso y las piernas de un gobernante sentado sobre la cabeza de un espíritu de la montaña Maya

Para el autor principal de este trabajo, Francisco Estrada-Belli, las figuras humanas representadas se encuentran en un entorno mitológico, que sugiere que estos pueden ser los gobernantes divinizados
.

El proyecto comenzó hace años cuando el equipo de arqueólogos decidió excavar en un túnel que habían abierto los saqueadores. "Los saqueadores habían acercado a él, pero que no habían visto porque estaba enterrado", ha indicado Estrada-Belli, quien ha apuntado que las primeras pistas de su presencia se detectaron en el mes de julio.

 Según ha indicado el experto a 'National Geographic', el friso es uno de los ejemplos mejor conservados de su tipo. "Está conservado en un 95 por ciento, sólo hay un rincón que no está en buen estado, porque es el que estaba más cerca de la superficie, pero al resto no le falta ni una pieza", ha apuntado. 

Otro de los investigadores de este proyecto, Marcello Canuto, ha apuntado que "a menudo" sueña con encontrar "cosas tan bien conservadas" como este friso. En este sentido, ha destacado que hasta se conserva parte de la pintura. "Hay rastros de rojo, azul, verde y amarillo", ha precisado. 
"A pesar de que hay partes de color que se han desvanecido, te da una idea de lo intrincado y adornado de estos sitios que se estamos excavando", ha destacado Canuto, para quien estos sitios "debieron ser una fiesta para los ojos cuando estaban habitados". 
Los expertos creen que la mayoría de grandes templos mayas probablemente fueron decorados con tipos similares de diseños. Pero no todos los templos fueron tan cuidadosamente sepultados y preservados como este, lo que permitirá estudiar un poco más la cultura de esta zona. 
Nuevos datos históricos 
La sección del templo en Holmul donde se encontró el friso se remonta a alrededor del 590 después de Cristo, que corresponde a la época clásica maya, un período definido por las luchas de poder entre las dos grandes dinastías mayas: Tikal y Kaanul. Los dos reinos competían entre sí por los recursos y el control de otras ciudades más pequeñas. 
Hasta ahora había sido claro qué dinastía Holmul tenía la lealtad del pueblo, pero una inscripción en este friso ha revelado que el templo fue encargado por Ajwosaj, gobernante de una ciudad-estado vecino llamado Naranjo, que los arqueólogos saben, por otros descubrimientos, que era una ciudad vasallo del reino Kaanul. "Ahora sabemos que Holmul estaba bajo la influencia de la dinastía Kaanul", ha apuntado Canuto.

Fuente : 20minutos . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.