Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

martes, 8 de julio de 2014

El mayor 'pajarraco' volador de todos los tiempos

La encontraron durante las obras de construcción de una nueva terminal del aeropuerto internacional de Charleston, en Carolina del Sur (EEUU). La mayor ave marina conocida que ha surcado los cielos estaba enterrada desde hace unos 25 millones de años en la misma zona desde la que despegan aviones en la actualidad. Se trata del fósil de una criatura que tenía una envergadura de más de seis metros y que, según sostiene un estudio publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), es el ave voladora más grande que ha sido descubierta hasta ahora. Según señalan los autores en su investigación, estas aves gigantes debieron extinguirse hace unos tres millones de años.

Aunque fue desenterrada en 1983, es ahora cuando un equipo de investigadores liderado por Daniel T. Ksepka ha descrito en profundidad a esta nueva especie, denominada Pelagornis sandersi, y ha reconstruido, a partir de modelos matemáticos basados en la morfología de aves actuales, cómo conseguía volar con un tamaño semejante. Hasta hace no mucho, los investigadores creían que unas alas muy largas impedían el vuelo. Así, estimaban que aquellos animales cuya envergadura superara los cinco metros no eran capaces de levantar el vuelo.
Un gran planeador
Sin embargo, tras analizar la morfología de Pelagornis sandersi no sólo se muestran convencidos de que podía volar. Afirman también que era un gran planeador y que era capaz de recorrer grandes distancias sin apenas mover sus alas, lo que posiblemente le permitía incluso cruzar océanos. Debido a su gran tamaño, no creen que pudiera comenzar a volar simplemente moviendo sus alas, sino que posiblemente tenía que recorrer unos metros para tomar impulso y aprovechar las corrientes de aire para desplazarse, como el ala delta.

Para hacer la estimación sobre su tamaño, han contado con el cráneo completo y diversos huesos de un ala y una pata. Su buen estado de conservación sorprendió a los investigadores, pues este tipo de huesos son muy delicados y suelen romperse con facilidad.

Según detalla Daniel Ksepka a EL MUNDO, este ave gigante pesaba unos 40 kilogramos. «Probablemente, se alimentaba de peces y calamares, que cazaba cerca de la superficie del océano», añade.

El récord de tamaño de un ave voladora lo tenía otra especie ya extinta llamada Argentavis magnificens, que vivió en el territorio que hoy es Argentina hace unos seis millones de años. La envergadura de este animal, cuya forma de volar fue reconstruida en 2007, también superaba los seis metros.
El doble de grande que las mayores aves actuales
Las mayores aves marinas voladoras que viven en la actualidad miden menos de la mitad que P. sandersi, bautizada así en homenaje a Albert Sanders, el conservador del Museo Bruce de Greenwich (EEUU) que recogió el fósil. La envergadura del albatros real (Diomedea epomophora) y del cóndor californiano (Gymnogyps californianus) ronda los tres metros de longitud, frente a los 6,4 metros del protagonista de este estudio. El cóndor californiano, por cierto, se encuentra en grave peligro de extinción. Para evitarla, el Gobierno de EEUU puso en marcha a finales del siglo pasado un proyecto para reproducir a esta especie en cautividad, pues ya no quedaban ejemplares vivos en la naturaleza, y un programa de reintroducción en el medio salvaje que está logrando recuperar a esta especie.

Según detalla el investigador, el equipo del Museo de Charleston recogió en la misma zona en la que se construyó el aeropuerto más fósiles de otras aves marinas, como pequeños albatros y alcatraces, un ave que se zambulle en el agua.

Los científicos creen que las aves marinas gigantes como P. sandersi vivieron durante decenas de millones de años, pero desaparecieron durante el Plioceno, hace tres millones de años. Ksepka admite que no saben por qué: «Sólo podemos especular sobre las causas», señala.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.