martes, 8 de julio de 2014

Le envía un selfie después de muerta

Según informan la agencia de noticias sucedió en Rumanía donde una mujer de 34 años llamada Gina Mihai visitó a una adivina para mostrarle un selfie, en el selfie aparecía una cara que le resultaba familiar y se quedó perpleja cuando la adivina le dijo que esa persona “estaba siendo castigada en la otra vida por algún pecado”.

La mujer que aparecía autofotografiada se trataba de su abuela y cree que se trata de comunicar con ella para decirle que está siendo torturada en “la otra vida”.

Todo se produjo cuando estaba cocinando y al no querer llenar de grasa el teléfono lo metió en su bolsillo “y cuando lo saqué, allí estaba la imagen en el teléfono”, decía Gina que añadió “cuando cambié el teléfono me quedé horrorizada al ver la cara de mi abuela muerta”.

“Ella tenía algo parecido a una serpiente alrededor de su cuello, y la imagen entera parecía como si hubiera sido tomada a través de un agujero, como si se hubiera tomado en un desgarro del tejido que separa a los vivos de los muertos”recordaba con terror Gina quién contó lo que hizo a continuación“llevé el teléfono con la selfie a una adivina que me dijo que mi abuela me estaba enviando un mensaje desde el otro lado. La serpiente alrededor de su cuello era un símbolo del hecho de que estaba siendo castigada en la otra vida por algún pecado”, contó.

Gina lo tuvo claro entonces “al ponerse en contacto con nosotros nos estaba diciendo que si fuéramos a orar por ella, aún podría salvar su alma”, haciendo una serie de rezos en las iglesias de Scurtesti (Rumania) por la difunta señora Mihai.
Fuente: CÁDIZDIRECTO
Jose Manuel García Bautista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.