miércoles, 10 de septiembre de 2014

Nace Omote, el maquillaje digital

Hemos visto un vídeo que nos ha impactado visualmente. Una tecnología que consiste en la proyección de un vídeo generado en tiempo real sobre la cara de una modelo, mientras esta se mueve, pudiendo el sistema darle seguimiento a la cara de la modelo en tiempo real de modo que es posible proyectar una imagen que compagina con la posición y forma de su cara.

El resultado final es la ilusión de que su cara cambia, o se maquilla dinámicamente como por arte de magia, y todo en tiempo real. Esta es una de esas cosas que hay que ver en vez de leer las explicaciones...

La metodología consiste en puntitos blancos que ven en su cara están obviamente ahí para darle pistas al software de visión artificial sobre en qué posición y dirección se encuentra la cara.

El proyecto está en pañales...


Así mismo noten que este sistema debe ser muy optimizado para poder no solo hacer el tracking de la cara sino la generación en 3D de la imagen y proyección en tiempo real. Y si os fijáis notareis que la modelo se mueve con relativa lentitud, ya que de mover la cabeza muy rápidamente eso haría que la proyección (debido a los cálculos necesarios) no llegan a tiempo y se pierda la ilusión al no proyectarse la imagen en el lugar correcto (algo que se nota levemente al comienzo del video cuando la modelo tiene los labios negros).

Sin duda esta tecnología abre un amplio abanico de posibilidades desde su aplicación en el séptimo arte hasta en los teatros, conciertos y artes escénicas que cuando logren superar el problema de los movimientos con una tasa de cálculo más sofisticada, de seguro que dará mucho “juego” en cualquier tipo de espectáculo. En un futuro más lejano, cuando se consiga proyectar imágenes directamente a la piel sin ningún proyector externo, podríamos observar un antes y un después en el mundo de la cosmética. Personas que preferirán la comodidad de un maquillaje digital que no dañase la piel y les diese más libertad en lo referente a la creatividad.




Fuente: Eliax

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.