miércoles, 4 de febrero de 2015

El asteroide que rozó la Tierra tiene su propia luna


Los científicos que trabajan con la antena de la Red del Espacio Profundo (Deep Space Network, en inglés), de la NASA, ubicada en Goldstone, California, que mide 70 metros (230 pies) de diámetro, han dado a conocer las primeras imágenes de radar del asteroide 2004 BL86. Las imágenes muestran que el asteroide tiene su propia luna pequeña. Además, el asteroide hizo su máximo acercamiento el 26 de enero de 2015 a las 8:19 de la mañana, hora estándar del Pacífico o PST (11:19 de la mañana, hora estándar del este o EST); estuvo a una distancia de alrededor de 1,2 millones de kilómetros (745.000 millas), ó 3,1 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna.


Las 20 imágenes individuales que se utilizaron en la película fueron generadas a partir de datos reunidos en Goldstone el 26 de enero de 2015. Dichas imágenes muestran que el cuerpo primario mide aproximadamente 325 metros (1.100 pies) de diámetro y tiene una pequeña luna que mide aproximadamente 70 metros (230 pies) de diámetro. En el ambiente cercano a la Tierra, alrededor del 16 por ciento de los asteroides que miden aproximadamente 200 metros (655 pies) o más son sistemas binarios (es decir, el asteroide primario con una luna más pequeña que lo orbita) o incluso sistemas triples (con dos lunas). La resolución de las imágenes de radar es 4 metros (13 pies) por píxel.

La trayectoria del asteroide 2004 BL86 es conocida. El sobrevuelo que tuvo lugar el lunes fue el máximo acercamiento a la Tierra que realizará el asteroide durante, al menos, los próximos dos siglos. También es el acercamiento máximo a la Tierra que hará un asteroide conocido de este tamaño, hasta que el asteroide 1999 AN10 roce nuestro planeta en el año 2027.

El asteroide 2004 BL86 fue descubierto el 30 de enero de 2004 por el Programa Lincoln de Investigación y Seguimiento de Asteroides Cercanos a la Tierra (Lincoln Near-Earth Asteroid Research o LINEAR, por su acrónimo en idioma inglés), en Arenas Blancas, Nuevo México.

El radar es una técnica poderosa para estudiar el tamaño de un asteroide, así como su forma, su estado de rotación, las características y la rugosidad de la superficie, y para mejorar el cálculo de las órbitas de los asteroides. Las mediciones de las distancias y velocidades de los asteroides, que se realizan a través de radares, con frecuencia permiten calcular las órbitas de los asteroides mucho más adelante en el tiempo que si las observaciones mediante radares no fueran posibles.

La NASA otorga una alta prioridad al seguimiento de los asteroides y a la protección de nuestro planeta de estos objetos espaciales. De hecho, Estados Unidos tiene el programa de exploración y detección más sólido y productivo destinado a descubrir objetos cercanos a la Tierra (near-Earth objects o NEOs, por su sigla en idioma inglés). Hasta la fecha, los instrumentos estadounidenses han descubierto más del 98 por ciento de los NEO que se conocen.

Además de los recursos que la NASA aporta para el conocimiento de los asteroides, la agencia espacial también se asocia con otras agencias gubernamentales de Estados Unidos, así como con astrónomos de universidades e institutos de ciencias espaciales del país, a menudo con subvenciones, transferencias entre las agencias y otros contactos de la NASA, y también lo hace con agencias e instituciones espaciales internacionales que están trabajando con el fin de dar seguimiento a estos objetos y entenderlos mejor.

Fuente:  Ciencia@Nasa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.