miércoles, 8 de abril de 2015

La mala suerte del yerno al visitar la tumba de su suegra

Sucedió en el cementerio de San José de Scranton, habitualmente -como costumbre- se suele visitar a los familiares fallecidos antes de la celebración de la Semana Santa en los Estados Unidos. Allí se encontraba arrodillado Stephen Woytack, de Pensilvania, jubilado de 74 años, que estaba adecentando y adornando la tumba de su suegra junto a su esposa. De repente la lápida que cubre la tumba, de 180 kilos, se desplazó hacia donde él se encontraba sin darle tiempo a reaccionar.



Stephen Woytack estaba atareado y su esposa ataba un crucifico en la lápida, la piedra cedió y aplastó al hombre. Cuando el guarda del cementerio, Ed Kubilus, acudió a la tumba, alertado por los gritos pidiendo ayuda, no había nada que hacer:”Llegué allí corriendo y la imagen era muy dura de ver. Ha sido muy trágico y no podía hacer nada”.

Minutos después llegaba la policía y una ambulancia al lugar de los hechos, estos se encargaron de retirar la lápida que estaba sobre el difunto yerno y certificar la muerte del mismo. Se ha abierto una investigación para determinar las causas del suceso.

Fuente:
Cádiz Directo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.