miércoles, 8 de julio de 2015

Descubren por qué los hombres viven menos que las mujeres

Ya forma parte de la cultura popular el hecho de que, al menos en la raza humana, las mujeres suelen vivir más que los hombres (bastante más en muchas ocasiones). Hay quien dice que esto podría deberse a que el género masculino es más propenso a los comportamientos “de riesgo”, como el consumo de drogas, tabaco, alcohol, sedentarismo… O también que los hombres somos más irresponsables de nosotros mismos. Pero, ¿qué dice la ciencia?

Pues la respuesta no estaría “fuera”, en nuestro comportamiento, sino más bien “dentro”, en nuestro cuerpo. Al menos eso sugiere un estudio llevado a cabo por científicos japoneses y publicado en la revista Inmunity and Ageing, donde se afirma que la razón por la que las mujeres viven más se debe, en parte, a que su sistema inmune o de defensa envejece con más lentitud que en el caso de los hombres.Entra dentro de la normalidad que nuestro cuerpo y todos y cada uno de sus sistemas o aparatos orgánicos se vayan deteriorando con el paso de los años. Por supuesto aquí también se incluye el sistema inmune. 

Imaginemos este sistema como un castillo cuyas piedras se van degenerando poco a poco con el paso de los años, quebrando, o llenándose de moho o grietas. Imaginemos también que mi castillo se va resquebrajando más rápidamente que el de otros. Será más fácil que acabe por los suelos más rápido también, ¿verdad? Pues eso es más o menos lo que sucedería con el sistema inmune de los hombres en comparación al de las mujeres. Si el sistema funciona mal, es más fácil contraer enfermedades como las infecciones o el cáncer.Así, con el objetivo de obtener respuestas, el profesor Katsuiku Hirokawa y sus colegas, de laUniversidad Médica y Dental de Tokio, analizaron la sangre de 350 hombres y mujeres sanos de entre 20 y 90 años, midiendo sus niveles de glóbulos rojos y glóbulos blancos (leucocitos) y unas moléculas llamadas citoquinas, los mensajeros y reguladores del sistema inmune.

En ambos sexos, como era de esperar, el número de leucocitos disminuían con la edad. No obstante, había unas células que disminuían más lentamente en mujeres: los linfocitos T y los linfocitos B. Los primeros, responsables de la protección contra infecciones (suelen actuar los primeros), y los segundos, fabricantes de anticuerpos (preparan a nuestro cuerpo para la “batalla” y para siguientes infecciones, las cuales aguantaremos mejor). Además, también había dos citocinas (los “mensajeros”) que disminuyeron más en hombres. Y, por otra parte, había unos linfocitos específicos (CD4 y NK) que aumentaron con la edad, y más aún cuando se trataba de mujeres.

Según Hirokawa:

“Los cambios relacionados con la edad en varios parámetros inmunológicos se diferencian entre hombres y mujeres. Nuestros resultados indican que la tasa de disminución en estos parámetros inmunológicos es más lenta en mujeres que en hombres y esto es consistente con el hecho de que las mujeres viven más”

Como veis, el sistema inmune o de defensa podría ser una clave en las diferencias de envejecimiento entre hombres y mujeres, pero es necesario y crucial seguir investigando. No solo preguntándonos sobre las diferencias entre sexos, sino saber por qué se produce este envejecimiento.

Fuente: Medciencia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.