Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

sábado, 10 de octubre de 2015

El fantasma de Enrique VIII no deja dormir a la selección de Gales

Al capitán de la selección de rugby galesa, Sam Warburton, le ha costado pegar ojo los primeros días del Mundial. Y no por los nervios del debutante, precisamente, pues acumula más de medio centenar de partidos con los 'dragones'. Al fornido Sam (1,88 m y 108 kg) le quitó el sueño el supuesto fantasma de Enrique VIII que, según parece, compartió la habitación 1313 del hotel Oatlands Park, en las afueras de Londres, con él y su compañero Dan Lydiate, otro muchachote de 112 kilos. Warburton no pudo descansar desde que Lydiate avistara el supuesto espectro. De ahí que, finalmente, fue cambiado de habitación. Un miembro más en la concentración del 'XV del Dragón'.

Parece ser que cuando Dan Lydiate se despertó por la noche, vio alzarse a los pies de su cama una colosal figura de barba poblada. "Dan pensó que era Jake Ball -jugador del equipo galés con una tupida barba pelirroja-. Alguien habló de Enrique VIII, pero no creo que estuviera allí...", explica el preparador físico de los 'dragones', Paul Stridgeon.

 "Fue un problema los primeros días. Dan Lydiate lo vio y luego pudo volver a dormirse. Desde entonces, 'Warbs' no fue capaz de volver a pegar ojo, por eso estuvo algo cansado los primeros días. Ahora le han cambiado de habitación y todo parece volver a estar normal", añade.

Una de las explicaciones presentadas por 'walesonline.co.uk' para la presunta visita del fantasma es la muerte en el siglo XIX de una dama del servicio. Según esta historia, la mujer, cuyo novio también trabajaba en esa casa, tenía amantes. Ella, angustiada por la situación, huyó a la torre del campanario, se atrincheró allí, justo encima de la habitación 1313, y finalmente se lanzó al vacío. Una teoría con la que justificar la supuesta historia paranormal.

Porque lo que hoy es un lujoso complejo hotelero, en su día fue uno de los grandes palacios de Enrique VIII e Isabel I. Una histórica casa de campo de propiedad privada que pasó a ser un hotel en 1856.

'Mejor estar lejos de la habitación 1313'"

Algunos compañeros creen haber visto un fantasma pero no estoy seguro de que fuera real. Pensaron que era Enrique VIII", asegura algo desconcertado Samson Lee, pilar del combinado galés -1,80 y 116 kg- uno de los benjamines del grupo, con sólo 22 años. "Creo que es mejor estar lejos de la habitación 1313", admite.

"Se ha hablado de la comida y cosas por estilo y Dan Lydiate no está feliz por ello. Realmente piensa que ha visto un fantasma pero yo creo que estaba soñando", sostiene Lee, testigo directo de la extraña situación que se ha vivido en la concentración del equipo.

"Hay un par de historias sobre Enrique VIII. Dan Lydiate y Toby Faletau -nacido en Tonga pero unido a la causa galesa- hicieron un pequeña búsqueda y dijeron que vieron una pareja de fantasmas la semana pasada", revela el flanker James King. 

"Por ahora cruzo los dedos porque aún no he visto ninguno", bromea el jugador. "Pero estoy seguro de que algunos de los muchachos están gastando algunas bromas escondiéndose en el armario".

Un ambiente fantasmal en una selección galesa que el próximo sábado se juega en Twickenham, frente a la temible Australia, verdugo de Inglaterra el pasado fin de semana, el liderato del grupo A. Y ése sí que es un fantasma muy real.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.