Ya puedes escuchar y descargar nuestros podcast desde la plataforma iTunes.

Clave7 en iTunes

miércoles, 20 de abril de 2016

¿Alienígenas en Alfa Centauri?: Para qué Hawking y Zuckerberg quieren "lanzar un iPhone al espacio"

La semana pasada, el científico Stephen Hawking, el director de Facebook, Mark Zuckerberg, y el multimillonario ruso Yuri Milner anunciaron un proyecto revolucionario: planean lanzar miles de naves espaciales miniaturizadas rumbo al sistema estelar Alfa Centauri con el fin de alcanzar un planeta habitado por vida alienígena en los próximos 20 años. En su nuevo artículo para el portal Slon, el analista Borislav Kozlovski examina las dificultades con las que se va a encontrar esa iniciativa y las probabilidades que tiene de triunfar.

El experto hace hincapié en que la humanidad ya tiene "toda la tecnología necesaria para el viaje interestelar", según afirma Yuri Milner, gracias a la revolución en la electrónica, que permite hacer "sistemas complicados en miniatura".

Así, el plan indica que "no volarán los cosmonautas, ni siquiera satélites artificiales como New Horizons", sino miles de pequeñas sondas. Cada uno de estos vehículos tendrá "el tamaño de un sello de correos, pesará alrededor de un gramo y no costará más que un iPhone", resalta Borislav Kozlovski.

No todo es tan fácil: problemas que hay que resolver

"Si todo es tan fácil y barato, ¿por qué no se ha hecho antes? ¿Qué impidió organizar un lanzamiento de prueba hace una década" —aunque fuera con "uno o dos dispositivos"— y no a un lugar tan lejano, "sino a Marte, a la velocidad que alcanza una simple sonda interplanetaria?", se pregunta este columnista. Kozlovski explica que, para llevar a cabo el proyecto, "vamos a tener que aprender a utilizar lo que ya inventamos hace mucho tiempo". Por ejemplo, en el sitio web Breakthrough Prize ya ha aparecido una lista con problemas de ingeniería que hay que resolver en primer lugar.

Uno de los impedimentos es la transmisión de gran cantidad de electricidad por las líneas de transmisión de energía y, aunque normalmente ningún físico definiría que es "un problema científico fundamental", ahora "de esto depende cuándo volaremos hacia las estrellas", comenta este columnista.  Para Kozlovski, el desafío no solo consiste en alcanzar un sistema estelar cercano, sino también "mostrarnos cómo es", con lo cual otro problema existencial será la manera de enviar las imágenes.  De momento, el plan es que cada aeronave disponga de un chip transmisor con una potencia de un vatio, mientras que para recibir la señal se tendrá que organizar un gran matriz de radiotelescopios.

No todo es tan difícil: problemas que no hay que resolver

Por otro lado, este experto indica que muchos de los "problemas clásicos" que se deben solucionar antes de lanzar un satélite común pasan a un segundo plano.  Así, al ser una misión no tripulada, "el paso a través de los cinturones de radiación no es tan preocupante" ni es necesario "duplicar varias veces todos todos los módulos críticos para evitar "sorpresas poco probables" debido a que, aunque 9 de cada 10 unidades no cumplan su cometido no significará el fracaso de la misión, opina Kozlovski.
"Lanzar un iPhone al espacio"  

Para finalizar, Borislav Kozlovski observa que el proyecto Starshot pone en duda la tradición de "desarrollar dispositivos altamente fiables para el espacio" y destaca que la financiación del proyecto corre a cargo de personas que ganaron su fortuna gracias a Internet —como Milner y Zuckerberg—, quienes "quieren lanzar al espacio algo como un iPhone" y, si una de las naves se rompe, "es más fácil y menos costoso producir otra que repararla". 

Jonathan McDowell, un astrofísico de la Universidad de Harvard (Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos), estima que, desde el punto de vista físico, la realización del proyecto Starshot es real, pero que las naves miniaturizadas con las que el científico Stephen Hawking, el director de Facebook, Mark Zuckerberg, y el multimillonario ruso Yuri Milner aspiran a llegar a Alfa Centauri se enfrentarán a muchas dificultades técnicas que podrían impedir que completaran su misión.

Así, el científico opina que la potencia de los rayos láser que impulsarán a estas diminutas aeronaves podrían derretir sus velas, ya que requieren una potencia ultra alta, escribe Space.com. Además, esos artefactos se pueden chocar con cualquier objeto o desintegrarse en su camino a través del sistema solar y el medio interestelar, que no es vacío, debido a que nunca se ha llevado a cabo la aceleración a velocidades próximas a la velocidad de luz en viajes interestelares.

Finalmente, McDowell estima que es muy probable que cualquier impacto a esas velocidades, incluso con las partículas más pequeñas de polvo y materia, resulte fatal para las sondas, en especial para sus componentes electrónicos, que son especialmente vulnerables. Al mismo tiempo, su funcionamiento podría verse afectado por la colisión con rayos cósmicos o como resultado de la enorme sobrecarga. 
Los responsables del proyecto Starshot han calculado que los miles de vehículos espaciales miniaturizados, del tamaño de sello postal, se dirigirán a Alfa Centauri a una velocidad de 161 millones de kilómetros por hora. Según los cálculos preliminares, si estas naves lograran alcanzar un cuerpo celeste y tomar fotografías en ese sistema, la imagen tardaría cuatro años en regresar a la Tierra. "Este proyecto es de gran importancia para toda la humanidad" porque "tenemos tecnología y capacidades" para "tratar de encontrar la respuesta a una cuestión fundamental: ¿Estamos solos en el universo?", aseguró Yuri Milner en una entrevista para RT, en la que recordó que "ningún Gobierno está involucrado en el proyecto" porque se trata de "una iniciativa internacional y global".

Fuente:   El Pais

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.